Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Política

El esqueleto de la espiral del poder

PANAMÁ. Cero: nada, nulo o ninguno. Solo la capacidad inventiva de los políticos criollos ha llevado a este dígito a crecer muy por enci...

PANAMÁ. Cero: nada, nulo o ninguno. Solo la capacidad inventiva de los políticos criollos ha llevado a este dígito a crecer muy por encima de cualquier regla que hayamos aprendido del libro de Baldor (cero por cero es igual cero) y el significado que le otorga la Real Academia Española.

La tendencia ha puesto de moda su nuevo significado. Aunque pareciera que no guardan la lealtad de un ejército, el ‘Círculo Cero’ comienza a despejar pactos políticos de recámara. Acuerdos al más alto nivel.

A la puerta del proceso electoral empiezan a trascender detalles de los pactos en los que el compromiso básico de los participantes es la conjugación del verbo proteger en presente del modo indicativo, pero solo en la primera y segunda persona del singular: ‘yo te protejo y tú me proteges’. Aunque al final en el ‘Círculo Cero’ se extiende hasta la primera persona del plural: ‘nosotros nos protegemos’.

Lo interesante es que los gastos de todo se sufragan con fondos del Estado, construyendo una espiral de poder y derroche de recursos.

Quienes están en esa circunferencia apuestan a que podrán sobrevivir a la vorágine electoral con la protección recíproca.

LA AMPLIACIÓN

Aunque el presidente Ricardo Martinelli sacó a relucir la existencia del ‘Círculo Cero’ en los pasillos del Palacio de Las Garzas, hay quienes alegan que sus tentáculos alcanzan hasta el Palacio Justo Arosemena, sede de la Asamblea Nacional. Se han tomado muy en serio la ‘armónica colaboración’ que mandata en su artículo dos la Constitución Política de la República.

Los anillos del círculo se han ampliado. Entre los propios diputados se habla de los cercanos, los fijos, los más leales o los de primera línea, no importa cómo los identifiquen, son los que logran mayores beneficios.

EL CÍRCULO

Entre los propios diputados, sobre todo los oficialistas, están claros y saben quiénes son los del ‘Círculo Cero’, a qué partido pertenezcan no cuenta, lo que se mide es la lealtad y la efectividad a la hora de captar votos o participar en las estrategias para echar a andar los planes de gobierno.

José Muñoz, Francisco Alemán, Mario Miller, Carlos Afú, Manuel Cohen, José María Herrera, los esposos Selhorn (Marilyn y Agustín), Rogelio Baruco, Dalia Bernal y Gabriel Méndez pertenecerían al selecto grupo.

LAS RECOMPENSA

Apenas llegan a una decena de 71 diputados que integran el Órgano Legislativo. Aunque son 42 los oficialistas, no todos han logrado entrar al ‘Círculo Cero’. Muy pocos son tránsfugas, en su mayoría son de los originales de Cambio Democrático (CD).

Pero los beneficios sí serían alentadores. Aunque es difícil de comprobar, entre los propios diputados, estiman que los que forman parte del selecto círculo podrían estar recibiendo partidas circuitales hasta de dos millones de dólares que legalmente no existen.

Además se benefician con las presidencias de las principales comisiones del Órgano Legislativo y los más jugosos contratos para el nombramiento de personal, así como nombramientos en el Ejecutivo

SEGUNDO ANILLO

La bancada oficialista la componen 42 diputados. Los que no están dentro del ‘Círculo Cero’ recibirían montos inferiores. En el caso de las partidas circuitales, la asignación sería hasta de un millón de dólares. Vicepresidencias de las comisiones y también se benefician con contratos para el nombramiento de su personal de confianza. Pero la relación entre estos y sus colegas no es la mejor, en muchos casos se generan roces y celos.

Coincidentemente, la mayoría de los que están fuera del selecto círculo son tránsfugas que llegaron de otros partidos.

LA RUTA DEL DINERO

Para no dejar huellas, las partidas se asignan al presupuesto del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que las traslada al Programa de Ayuda Nacional (PAN), alcaldías o juntas comunales que, entre más apartadas estén de la capital, más facil se les hace burlar alguna fiscalización de parte de la Contraloría General de la República.