Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Política

Se intensifican los roces entre los políticos

Sin importar los pactos que hayan firmado o los que estén por firmar, los políticos de distintos partidos no dejan de confrontarse.

Sin importar los pactos que hayan firmado o los que estén por firmar, los políticos de distintos partidos y sus simpatizantes se han puesto los guantes para combatir en el último round del torneo electoral que dará su campanada final el 4 de mayo próximo.

Su filosofía les indica que el que pega primero, pega dos veces. Al tiempo que venden sus perfiles de candidatos preocupados por la paz y la ética durante esta contienda electoral, otros frentes de sus seguidores están dispuestos a descalificar o destruir la imagen de quien se interponga a sus aspiraciones.

La saturación mediática parece ser la estrategia. A la manera de Lenin, ‘una mentira repetida mil veces se convierte en verdad’, premisa que aplicó, en otro momento Joseph Goebbels, ministro de Propaganda del régimen de Adolfo Hitler.

La diferencia es que la ciudadanía se siente abrumada, confundida y alterada, y ha calificado el escenario político como ‘tormentoso’, así lo revela el recién publicado Informe de la Mesa Integral de Observación de la Comisión de Justicia y Paz.

El documento alerta sobre la percepción y posibilidad de que el proceso pueda tornarse más violento a medida que se acerca el día de las elecciones.

Aunque todavía no se han registrado casos de violencia física entre ningún candidato presidencial ni entre quienes los respaldan, sí ha sido manifiesta la violencia verbal entre los bandos.

El caso de dos aspirantes a la diputación por el circuito 2-3, en la provincia de Coclé, es sólo un ejemplo de los múltiples enfrentamientos y disensiones que afloran en este ambiente electoral.

Apoyados en la Teoría del Aprendizaje Social, que nos explica que la exposición continua de hechos violentos en los medios de comunicación influyen en el comportamiento humano, podríamos entender por qué las propagandas que se emiten en la actualidad incitan recelo, repudio y rabia en la población —elementos que generan violencia—.

Las propagandas no se detienen en los medios de comunicación, sobre todo en el televisivo, donde existe una batalla campal cada vez que el medio pasa la pauta publicitaria. Se responden unos a otros como fuego cruzado.

Muchas de estas propagandas han resucitado luego de haberse ordenado la cancelación de su emisión, como la de la moneda, que antes pertenecía a la Asociación para el Desarrollo Ecoturístico de Ubigandupu, pero que ahora regresó a las pantallas con la firma del opositor Partido Revolucionario Democrático.

Habría que estar claros si los aspirantes a la Presidencia de la República leyeron bien los puntos que comprende el Pacto Ético, entre los que se repudia los ataques y guerra sucia.

Sería importante conocer si entienden cuándo una campaña es sucia o negativa, pues sus discursos son antagónicos con las cuñas que buscan ganar la aceptación de los electores.

En otras declaraciones, el presidente Ricardo Martinelli ha rechazado este tipo de campañas y ha dicho que no se prestaría para ello. Pero muchos han manifestado que el mandatario se queja de los ataques, cuando es precisamente él quien más ha aupado los insultos y descalificaciones por la manera en que — desde el inicio de su gobierno— se refiere a sus adversarios políticos.

La Comisión de Justicia y Paz informó que vigila la campaña en los medios de comunicación. La campaña va dirigida, principalmente, a la juventud, un 25% de la propaganda de los partidos se hizo pensando en este sector de la sociedad.

Con la colaboración de Ricardo Fernández.