Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Política

Megaobras a medias, solo actos para cortar cintas

El presidente Martinelli ha acudido a inaugurar obras que luego no se pueden usar.

En las postrimerías de su gobierno y en pleno periodo electoral, el presidente Ricardo Martinelli ha aparecido sonreído, cortando cintas e inaugurando obras con bombos y platillos.

Son diversas obras en su mayoría de costos multimillonarios. Las estructuras son inauguradas en actos a los que asisten muchos funcionarios y público en general, pero una vez llega el momento de empezar a funcionar, los usuarios se sorprenden, no es posible. La causal: no están terminadas, no hay personal para operarlas u otra razón.

BECAS Y AEROPUERTOS

En 2013, los universitarios se ilusionaron con la promesa de una beca universitaria que jamás se materializó. .

Entre las obras en las que el gobierno invirtió están la ampliación de la pista del aeropuerto Enrique Malek de David, Chiriquí; así como su modernización para vuelos internacionales. Aunque costó $27.4 millones habilitarlo para que puedan llegar y salir hasta 500 pasajeros en cada vuelo, todavía ningún viaje internacional ha llegado a esa provincia, pese a que fue entregado en enero de 2013.

‘Aquí vendrán muchos aviones de diferentes confines del mundo’, dijo el gobernante en el acto público.

Peor aun es que el Aeropuerto Internacional Scarlett Martínez, ubicado en Río Hato, Coclé, y entregado el 13 de noviembre de 2013, no ha recibido ningún vuelo directo, salvo el primer vuelo chárter que llegó con 176 turistas procedentes de Canadá el día de la inauguración, el 4 de abril.

Construir esa terminal costó $52 millones, pero el sector no se ha beneficiado y las quejas son constantes.

SALAS PARA SALUD

Los pacientes renales también sufrieron su particular desilución. El pasado 7 de febrero, el presidente inauguró la Sala de Hemodiálisis del Hospital Dra. Susana Jones, ubicado en Villa Lucre, para beneficiar a 126 pacientes renales.

La nueva sala, equipada con 22 máquinas de diálisis y una inversión de $6 millones, no presta servicios desde hace más de dos meses.

Tampoco está en uso la Unidad de Hemodiálisis del Hospital Ezequiel Abadía de Soná, Veraguas, valorada en $4 millones, desde el pasado 14 de febrero, que tiene 10 máquinas de diálisis con la más avanzada tecnología.

David Ocalagan, presidente de la Fundación Ocalagan, que apoya a los pacientes crónicos, explicó que la intención era descongestionar la sala del Complejo Hospitalario Metropolitano. 150 pacientes reciben tratamiento, pero deberían estar únicamente los de hospitalización y no atención ambulatoria.

CÁRCEL SIN USAR

Según Martinelli, La Gran Joya es ‘la cárcel más moderna de Latinoamérica’ con la que pretende aliviar el hacinamiento de los centros penitenciarios del país.

Sin embargo, la obra, construida en 40 hectáreas a un costo $170 millones, sigue cerrada desde el acto inaugural, el pasado 1 de abril, al que asistieron el ministro de Gobierno, Jorge Fábrega, y la procuradora Ana Belfon.

En la estructura de 116 edificios, 24 pabellones con capacidad para 5,504 presos, no han reubicado a los detenidos. El Sistema Penitenciario dice que están clasificando a los reclusos para ubicarlos. La abogada Magaly Castillo se pregunta: ‘¿Entonces... para qué la inauguraron?

MERCADOS

Desde el 18 de marzo sigue siendo solo estructura el mercado de la cadena de frío MercaPanamá, ubicado en la vía al Puente Centenario. La obra, construida con $124.9 millones, incluye tres edificios. Y hace tres días se cortó la cinta del Mercado Público de David, de $14.5 millones, que no funcionará sino hasta julio.

SIGUEN LA LISTA

Los tanques de agua potable en las comunidades de Altos de la Torre (San Miguelito), así como Tierra Prometida (Alcalde Díaz) no funcionan por falta de interconexiones.

Las zonas pagas de El Parador y La Cabima están desiertas, los usuarios prefieren no usarlas porque están mal ubicadas.

El edificio de estacionamientos de la CSS en el Complejo Metropolitano costó $11.7 millones, le falta un piso por concluir, pero ya fue inaugurado el 4 de abril y el doctor Domingo Moreno dijo que no se explica.

Para el abogado Juan Carlos Araúz, invertir dineros del Estado en obras sin utilidad pública ‘es un crimen contra el futuro de todos los panameños’.

La exdiputada Mireya Lasso piensa que es una inexcusable responsabilidad, pues un estadista no se preocupa de cortar cintas.