Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Política

Varela anunció que en 2015 se inicia reforma constitucional

El presidente electo, que es hoy proclamado por la Junta Nacional de Escrutinio, dijo que promoverá una democracia de servicio.

Varela anunció que en 2015 se inicia reforma constitucional
Varela pretende iniciar el proceso para modificar la Constitución a partir del mes de julio del 2015.

El presidente electo, Juan Carlos Varela, está empeñado en cumplir su promesa de reformar la Constitución de 1972.

Ayer precisó que el 1 de julio próximo anunciará la convocatoria para que el 1 de julio de 2015 inicie el proceso de cambios a la Carta Magna.

El próximo inquilino del Palacio de Las Garzas aseguró que su principal obra será ‘dejar una democracia funcional al servicio del pueblo’.

‘Acabar el negocio de la política, para que servir a Panamá sea el único compromiso... por eso sentimos que una reforma constitucional es importante, y la vamos a promover’, expresó en su primera entrevista formal brindada ayer a TVN .

Primero dará un año de ‘descanso político-electoral’ para luego entrar en un proceso de reformas.

De lograrse los cambios propuestos, sería la quinta vez que la Constitución panameña es reformada (1978, 1983, 1994 y 2004).

LO QUE ABARCA

El punto 9 del plan de gobierno de la alianza ‘El pueblo primero’ establece la convocatoria a una asamblea constituyente paralela, dentro de los primeros dos años de gobierno, para fortalecer la separación de poderes, impulsar la descentralización del poder público y garantizar el desarrollo sostenible con equidad.

Contempla recortes al presupuesto de la Asamblea y gastos públicos innecesarios para destinar esos fondos a los gobiernos locales. Se designará a un procurador y magistrados de la Corte Suprema de Justicia con independencia de criterio y en consulta con representantes de organizaciones de la sociedad civil.

UN ACERCAMIENTO

Varela, como candidato, tuvo un encuentro, en marzo de este año, con miembros de la comisión especial de consultas constitucionales, encargada por el presidente Ricardo Martinelli, que redactaron una propuesta de cambios.

Ese día, les dijo a los notables que los habían usado y prometió promover las reformas.

El gobierno de Martinelli, mediante Decreto Ejecutivo 209 del 26 de abril de 2011, designó la comisión de notables, integrada por 11 comisionados, pero archivó el trabajo final, tras 120 sesiones en nueve meses. El documento incluía más de 500 artículos.

CAMBIOS

La exmagistrada Esmeralda de Troitiño, una de las notables que participó en la redacción del documento, explicó que el gobierno debe escoger cómo hacer las reformas y recomendó prudencia y programación.

Argumentó que se requiere la transformación del sistema de justicia y reformas a las estructuras de los Órganos Ejecutivo y Legislativo.

En el sistema de justicia, dijo Troitiño, se debe cambiar la estructura y la designación de magistrados de la Corte para que se incluya el escrutinio público de postulados y se permita evaluar la idoneidad.

La exmagistrada añade que se deben aprobar cambios para establecer la no reelección permanente de los diputados, impedir postulaciones simultáneas (a diputado y representante a la vez, por ejemplo) y conformar nóminas con familiares de suplentes.

CONSTITUYENTE: ¿PARELA U ORIGINARIA? EL DEBATE

El constitucionalista Miguel Antonio Bernal no comparte la propuesta de Varela por una asamblea constituyente paralela, la cual tilda de ‘sinvergüenzura’.

El también catedrático deja claro que hacer reformas sería un ‘error’, ese periodo se agotó y se necesita una Carta Magna nueva, distinta a la militarista de 1972.

Para Bernal, Panamá debe abocarse a un proceso constituyente que convoque a un referéndum en el que la población decida si se necesitan cambios constitucionales o no. De salir favorable, abrir un proceso de debate y, en seis meses, establecer una asamblea constituyente, integrada por todos los sectores del país, que redacte el documento, como en 1945.

Carlos Bolívar Pedreschi define la asamblea constituyente como ‘el conjunto de personas físicas en quienes se ha ubicado la responsabilidad de redactar y expedir una constitución, previas las deliberaciones que fueran pertinentes’.