Temas Especiales

26 de May de 2020

Política

Se acaba el tiempo y no hay acuerdo para la gobernabilidad

El presidente de CD, Ricardo Martinelli, ordena a sus diputados votar en bloque. PRD y panameñismo siguen negociando

Se acaba el tiempo y no hay acuerdo para la gobernabilidad
Las negociaciones por la gobernabilidad se iniciaron el 20 de mayo pasado.

El tiempo se está convirtiendo en el peor enemigo para el Partido Revolucionario Democrático y el Partido Panameñista. El próximo martes 1 de julio se instala la nueva Asamblea Nacional y aún no se conoce que exista un acuerdo para la gobernabilidad.

El 20 de mayo pasado, los hoy partidos opositores iniciaron reuniones con la finalidad de negociar acuerdos que creen las condiciones favorables para la acción de gobierno. Y a cuatro días de iniciar la nueva Asamblea, las negociaciones están en un 90%, pero el sello final sigue complicado.

La manzana de la discordia ha sido definir cuál partido jefaturará la Asamblea Nacional y quién será el presidente durante el primer año.

Al Partido Panameñista le interesa comandar la Asamblea en el primer periodo, pues alega que en este periodo requiere ratificar a los funcionarios del nuevo gobierno, cambiar una serie de leyes que ha dejado la administración actual y aprobar otras para definir el rumbo de la administración.

En el PRD, por su parte, sostienen que son la bancada mayoritaria y, por ende, les corresponde la presidencia del Órgano Legislativo.

Esa aspiración ha estado presente desde antes que se sentaran a negociar, según recordó el diputado negociador Leandro Ávila.

La oferta presentada por el opositor PRD es que ellos se quedan con la presidencia y la primera vicepresidencia de la Asamblea en el primer año. La segunda vicepresidencia quedaría para el Partido Panameñista.

En el segundo año —según explica el diputado Ávila— le correspondería al Partido Panameñista, pero las dos vicepresidencias serían comandadas por el PRD.

A lo interno del PRD, los nombres que se están barajando para que se conviertan en el nuevo presidente de la Asamblea son Leandro Ávila, Crispiano Adames y Elías Castillo.

En tanto, por el Partido Panameñista se menciona que uno de los candidatos sería el diputado Adolfo Valderrama y José Luis Varela.

SILENCIO EN CD

Hasta el momento, el todavía colectivo oficialista ha guardado silencio sobre la elección de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional que ha de empezar a regir este órgano del Estado a partir del 1 de julio.

El único que se ha pronunciado es el presidente de la República y máximo líder del colectivo, en su cuenta de Twitter : ‘Directiva de Cambio Democrático instruye que su bancada vote en bloque el 1 de julio’.

Sin embargo, el diputado Vidal García ha dicho que si José Luis Varela se postula para la presidencia de la Asamblea, podría votar por él, pues lo considera un buen candidato para el cargo.

LA HISTORIA SE REPITE

La puja y repuja para ponerse de acuerdo sobre quién o cuál partido presidirá la Asamblea no es nueva.

Por ejemplo, la ceremonia de investidura de Mireya Moscoso, en 1999, se retrasó tres horas y media debido al proceso de elección de la directiva legislativa. En ese entonces, el PRD perdió la presidencia de ese órgano del Estado por un voto.

En ese momento, el diputado de la comarca Guna Yala Enrique Garrido fue elegido, con 36 votos, presidente por la coalición oficialista que derrotó al candidato del PRD, Carlos Alvarado, que obtuvo 35 votos.

El retraso en la ceremonia de investidura fue provocado por las negociaciones de último minuto del PRD.

FRAGILIDAD DE BANCADAS

El complicado panorama que se vivió en la instalación de la Asamblea cuando iniciaba el gobierno de Moscoso podría repetirse.

Serán 57 diputados los que estarán presentes el 1 de julio cuando se instale la Asamblea. Cada voto será importante.

El PRD tendrá 22 diputados, 13 la alianza Partido Panameñista-Partido Popular y 21 la de Cambio Democrático-Molirena. Ana Matilde Gómez es independiente.

Cualquier movimiento entre las bancadas le daría el triunfo a una u otra propuesta.