Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Política

Varela marca estilo en sus primeros 30 días de gobierno

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, cumple su primer mes en el Palacio de las Garzas

Varela marca estilo en sus primeros 30 días de gobierno
El  presidente de la República, Juan Carlos Varela, asumió el poder el 1 de julio.

Treinta días han transcurrido desde que Juan Carlos Varela asumió como presidente de la República. El mandatario llegó al cargo con el apoyo de casi el 40% de los panameños que ejercieron el voto en las elecciones del 4 de mayo.

Desde un principio, el presidente Varela ha establecido la promesa de recuperar la institucionalidad del Estado como la pauta de lo que serán sus cinco años de gobierno.

Antes de comenzar su gestión, Varela se tomó su tiempo para designar a los ministros que lo acompañarían en su Gabinete. Sus adversarios cuestionaron tal lentitud y sus simpatizantes alabaron la manera analítica y la ponderación que hizo antes de elegir a cada persona.

Desde que cruzó el umbral del Palacio de Las Garzas encontró n campo minado. Había sido advertido de las intenciones de la administración anterior, que había dejado lo que se denominó un ‘gobierno paralelo’ con el control de ciertas instituciones. Ésta sería la primera barrera a sortear, además de leyes y algunos funcionarios que él mismo consideró, podrían complicar su gestión.

Antes de asumir el cargo, el propio Varela sugirió a algunos funcionarios que renunciaran a sus cargos. La procuradora, Ana Belfon; la contralora, Gioconda de Bianchini, y el fiscal electoral, Eduardo Peñaloza, estaban de primeros en la lista.

Además, presentó a la Asamblea un proyecto de ley en el que estableció que el mandato de cada funcionario debía ser concurrente con el del presidente de la República.

La procuradora Belfon, cuyo mandato concluye en diciembre próximo, no ha cesado en su gestión ni ha dado señales de que pretenda dejar el cargo.

De la contralora poco se sabe. Su mandato también termina en diciembre. Versiones internas han señalado que se iría de vacaciones o que tiene intenciones de renunciar. Incluso, que desmanteló su despacho, pero tal y como han sido los cinco años de su mandato, su actuación está cubierta con un velo de misterio, no se sabe qué ha hecho o qué va a hacer.

Una situación similar se vive en la Fiscalía Electoral. Del fiscal Eduardo Peñaloza no se sabe nada.

EL ‘GOBIERNO PARALELO’

Varela había dado hasta hoy a los funcionarios del ‘gobierno paralelo’ para abandonar el cargo. A la fecha, sólo los administradores de la Autoridad Marítima y el del Aeropuerto Internacional de Tocumen han renunciado. Abigal Benzadón, de la Autoridad de Transparencia, puso su puesto a disposición y está dispuesta a acatar la decisión de la Asamblea.

La lentitud propia del inicio de la Asamblea no ha permitido desmantelar el ‘gobierno paralelo’.

El pasado 14 de julio, el ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán, presentó ante el pleno el proyecto de ley para limitar el periodo de los funcionarios, pero aún no ha sido debatido.

Entre estas autoridades se encuentra la Autoridad Nacional de Ingresos Públicos (ANIP), la Autoridad de Pasaportes de Panamá y la Autoridad de Transparencia, las cuales fueron creadas en la administración de Ricardo Martinelli. Además, se incluye la Autoridad Marítima y la Autoridad de los Servicios Públicos.

La Corte informó que este órgano del Estado declaró inconstitucional la ANIP, pero, a la fecha, el fallo no ha sido divulgado y la institución sigue funcionando. No hay decisión al respecto y Luis Cucalón se mantiene al frente.

POLÉMICOS INDULTOS

Lo que muchos creyeron que sería de rápida ejecución se ha dilatado. Los indultos otorgados por el expresidente Ricardo Martinelli, horas antes de concluir su mandato, siguen vigentes. Catorce demandas se han presentado en su contra, pero no hay decisión de la Corte Suprema, tampoco del Ejecutivo. El procurador de la Administración, Óscar Ceville, dijo que los indultos deberían ser derogados por medio de la Corte Suprema, pero siguen vigentes.

Varela, ingeniero de profesión, ha sido comedido para dar cada paso y tomar cada decisión. Algunos le reclaman más decisión, y quienes lo avalan dicen que ese es su estilo personal, que dista mucho de su precipitada agenda que caracterizó a su antecesor.