18 de Sep de 2021

Política

Carrera administrativa: ¿esta vez sí?

El recién nombrado director de Carrera Administrativa, David Montenegro, avanza consultas para la revisión de la ley

Carrera administrativa: ¿esta vez sí?
Milton Henríquez impulsó durante el gobierno de Guillermo Endara la Ley 94 de carrera administrativa.

A menos de dos meses de empezar a gobernar, Juan Carlos Varela parece moverse una temprana respuesta al problema de estabilidad laboral en los estamentos del Estado.

Fuentes de la Presidencia confirmaron a La Estrella de Panamá que el recién nombrado director de Carrera Administrativa, el abogado David Montenegro, avanza consultas para la revisión de la ley que asegura estabilidad a la gestión del Estado y rechaza el carácter de botín político que tradicionalmente se le adjudica.

‘Existe la actitud de llevar una propuesta temprana a la Asamblea’ dijo la fuente de la presidencia.

La carrera administrativa es un régimen legal que fomenta la selección científica de los servidores del Estado, su especialización, consagración y derechos.

Tiene caracter reivindicativo: permite que los funcionairos tengan los mismos derechos reconocidos por el Código Laboral a los trabajadores privados.

Es también una larga añoranza de empleados del gobierno, estadistas y juristas panameños.

El sueño ha chocado repetidamente contra la realidad: casi desde el inicio de la historia repúblicana los cargos publicos han sido un premio otorgado por los gobiernos a sus aliados políticos.

¿Se conducirá de otra forma el gobierno de Juan Carlos Varela?

Algunas señales dan alguna esperanza de que así sea:

El diputado panameñista José Dominguez y el ministro de la presidencia, Milton Henríquez, han manifestado su apoyo a esta gestión.

Henriquez tiene un interés de larga data en el tema: fue quien impulsó la primera ley de carrera administrativa post invasión, la Ley No.9 de 20 de junio de 1994.

Pero las buenas intenciones chocan contra el peso de la historia. Intentos de ordenar el funcionariado público vienen dándose sin ningún éxito desde el gobierno de Guillermo Endara.

‘Desde la invasión, los gobiernos han despedido y contratado, por razones políticas, a más de 250 mil empleados públicos’, asegura Alfredo Berrocal, presidente de la Federación Nacional de Empleados Pùblicos (FENASEP).

Berrocal calcula una media de 25,000 empleados públicos despedidos durante los periodos presidenciales de Guillermo Endara hasta el de Martín Torrijos.

Pero el que ‘rompió todos los esquemas’, dice Berrocal, fue el presidente Ricardo Martinelli. ‘Durante su gestión se despidió a más de 100,000 funcionarios. Treinta y tres mil de ellos pertenecían a la carrera administrativa’, dice.

La Fenasep se ha estado reuniendo con el gobierno actual, pero Berrocal tiene dudas de que se produzca una solución permanente.

‘No sé hasta que punto va a funciona’, indicó. ‘La dirección de carrera requiere independencia y su propio presupuesto’, dijo.