Temas Especiales

09 de May de 2021

Política

Una búsqueda con mucho show y escasos resultados

Tras la aparición del magistrado, quien se negó a decir dónde está, Pedro Miguel González, quien encabezaba una intensa y mediática bús...

L uego de horas de incesante búsqueda y de una cobertura mediática intensa, Alejandro Moncada Luna, sin dar visos de su paradero, anunció que no está prófugo de la justicia como se había dicho y que si no acudió el viernes a la audiencia que se le citó en la Asamblea Nacional, es porque no se le había notificado de manera adecuada. El expresidente de la Corte Suprema de Justicia aclaró que, ahora que ya sabe que se le busca, acudirá el lunes a las 10:30 a.m. a la Asamblea y demostrará que es inocente de las acusaciones de enriquecimiento ilícito en su contra.

Pedro Miguel González, diputado fiscal del caso, anunció poco después de las declaraciones del acusado, que, ahora que el magistrado había aparecido, se detendría su búsqueda y solo se le pediría a las autoridades de Migración que estén pendientes por si el exministro intentase salir del país.

Así, Moncada Luna no solo tomó un poco de aire hasta el lunes, cuando acuda al Palacio Justo Arosemena; sino que puso en evidencia la poca pericia de González Pinzón, a quien ahora le quedará la lección de que la bravura no es suficiente y que, ante un enemigo tan experimentado como el magistrado, se debe ser más meticuloso. Mientras a la sociedad le queda un amargo sabor de boca, espectadora de un "circo mediático " que podría llevarse por la borda un importante intento de demostrar que la corrupción se investiga. Moncada Luna y su defensa se anotan a su favor la primera batalla de la guerra que será su juicio en la Asamblea Nacional.

LO QUE EMPIEZA MAL...

El sábado 18 de octubre resultó un sábado agitado en Coco del Mar, de esos que pocas veces se dan en los barrios acomodados de esta ciudad. Afuera del edificio Ocean Sky , en el corregimiento de San Francisco, hay policías, medios de comunicación y grupos de personas que, sentados en sillas de plástico y tomando café, observan la escena como quien observa un desfile pasar.

Todos están esperando a Pedro Miguel González, diputado fiscal del juicio que lleva la Asamblea Nacional en contra de Alejandro Moncada Luna por enriquecimiento injustificado, quien, menos de 12 horas después de su primera visita a la residencia del magistrado, el viernes en la noche, volverá a tocar la puerta del apartamento 26B de la torre A del Ocean Sky para averiguar si el exministro está o no en su apartamento. La diferencia, en esta ocasión, es que González Pinzón cuenta con una orden de allanamiento.

Si Pedro Miguel González debió visitar dos veces el edificio Ocean Sky fue porque, la primera vez, se envió a la Policía a revisar el apartamento sin una orden de allanamiento. Al no tener ese documento, y no haber nadie que le abriese las puertas de la residencia del magistrado, las autoridades estaban inhabilitadas para ingresar.

Al darse cuenta de esto, la noche del viernes, Pedro Miguel González regresó a la Asamblea Nacional y solicitó a la subcomisión de Garantías la orden de allanamiento. La petición fue aprobada por las juezas de la subcomisión. Sin embargo, había un problema: el artículo 293 del Código Procesal Penal, el cual explica que cualquier allanamiento se debe realizar entre las 6 a.m. y las 10 p.m. Al momento de Pedro Miguel González hacer su petición, ya había pasado la hora límite.

UN MUNDO DE POSIBILIDADES

Luego de unos minutos en el apartamento, Pedro Miguel González bajó y declaró que Alejandro Moncada Luna no estaba en su residencia. ‘Se pudo determinar que no está en el apartamento’. A pesar de no hallarlo en su casa, el diputado pidió a la Policía Nacional que se mantuvieran en el Ocean Sky , vigilando, porque, comentó González Pinzón, ‘no sabemos si sigue en el edificio’.

Aunque el diputado fiscal hizo un llamado a Moncada Luna para que acudiera voluntariamente a la Asamblea Nacional (‘Quiero hacer un llamado al magistrado. Cuentan con nuestros teléfonos para que asistan voluntariamente a la Asamblea’); sin embargo, también le pidió a la población que, cualquiera que conozca dónde podía encontrarse Moncada Luna, llamara a la Policía Nacional.

‘Tenemos información de varias ubicaciones más. Voy a ir a mi despacho y coordinar con la Policía’, comentó González Pinzón, antes de abandonar Ocean Sky.

Las teorías sobre el paradero del magistrada eran tan variadas. Desde que se supo que estaba desaparecido, se manejó la posibilidad de que hubiera salido de Panamá.

Una fuente de La Estrella de Panamá , que pidió la reserva de su nombre dio a conocer que supuestamente el magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Alejandro Moncada Luna había solicitado asilo político a Cuba, posible que, empero, desmintió a este diario el jurista Sidney Sittón defensa de Moncada Luna.

El viernes, Pedro Miguel González solicitó en la audiencia contra Moncada Luna, que al magistrado se le prohibiera el abandonar el país. Empero, cuando al diputado fiscal se le cuestionó sobre esta posibilidad, la minimizó y dijo que le parecía ‘absurdo’.

A pesar de esto, al salir del allanamiento del Ocean Sky , en la mañana del sábado, reconoció que estaba coordinando con el Servicio de Migración para que dieran la noticia a todos los puestos fronterizos o de salida del país sobre la situación de Moncada Luna y la solicitud de conducción preventiva, para que, en caso de que fuese visto tratando de abandonar Panamá, se le remitiera a la Policía y fuese llevado a la Asamblea Nacional.

...TERMINA MAL

Horas después de la segunda visita de González Pinzón al Ocean Sky , Zulay Rodríguez, comentó que el expresidente de la Asamblea había pedido permiso para realizar otros allanamientos. Rodríguez comentó que, tras conversar con Ana Matilde Gómez y Katleen Levy, las otras juezas, se le dio el visto bueno a la solicitud del diputado fiscal.

Tras el anuncio de Zulay Rodríguez, se vio a un carro de la Policía Nacional abandonar el Palacio Justo Arosemena.

Cerca de media hora después, apareció Moncada dando las primeras declaraciones desde que se le consideró ‘prófugo’. Los otros allanamientos ya no fueron necesarios.