Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Política

Gordón: ‘Varela es igual a Martinelli; excepto en lo impulsivo’

La vicepresidenta del FAD destaca que la única forma de que el país cambie es que se refunde a través de una nueva constitución

Gordón: ‘Varela es igual a Martinelli; excepto en lo impulsivo’
Maribel Gordón.

La economista y excandidata a vicepresidenta por el Frente Amplio por la Democracia (FAD) prefiere no hablar de ‘fracasos’, aunque su colectivo no logró el porcentaje mínimo en las elecciones del 4 de mayo. Maribel Gordón defiende la izquierda, su discurso y aboga por una constituyente, desde su perspectiva, única salida a la crisis institucional actual.

¿QUÉ PASÓ CON EL FAD?

El Frente Amplio por la Democracia sigue siendo un partido vigente mientras el torneo electoral no finalice.

PERO TODOS SABEN QUE VA A DESAPARECER...

En medio de todo el escándalo de fraude, de clientelismo político, de compra de votos, de corrupción, resulta injusto que se aplique una normativa que corroboraría el proceso de corrupción en que está inmersa la institucionalidad. En el FAD nos hemos preparado para participar en los comicios electorales del 14 y 21 de diciembre; pero, además, hemos hecho un balance a nivel nacional. Un balance que parece indicar el interés y respaldo de la población para que el partido se mantenga. De ser necesario, estamos evaluando reiniciar el proceso.

ESTA DEMORA EN TERMINAR EL PROCESO LES AFECTA...

Así es. La institucionalidad, lo que ha demostrado, es desfavorecer a quienes trabajamos con ética y responsabilidad. La prorrogación del proceso electoral nos afecta, en la medida que se supone que ya debió definirse un proceso, establecerse los resultados finales, y, además de eso, abocarnos a un nuevo proceso que regiría a partir del 2015 y para el cual el FAD está tomando todos los requisitos necesarios para poder asumir el reto que tenemos con esta población que está cansada de corrupción y que evidenció, en el torneo del 2014, ese cansancio.

LA GENTE ESTÁ CANSADA DE CORRUPCIÓN Y EL FAD SE VENDÍA COMO UNA OPCIÓN DIFERENTE, ¿POR QUÉ NO SACARON EL MÍNIMO DE VOTOS ?

Porque el proceso indicaba competir contra 400 millones [de dólares] del Programa de Ayuda Nacional (PAN), que recibieron todos los diputados de la Asamblea anterior, de la cual un gran porcentaje se reeligió. Significaba competir contra los recursos de los sectores de poder económico, que para ellos significa invertir en las candidaturas de la partidocracia y también contra el resto de los recursos que provienen del sector público, lo cual es ilegal. No puede competir contra 400 millones del clientelismo político, contra una publicidad mediática sesgada hacia los partidos tradicionales, y, además de eso, con todo el respaldo que tiene la institucionalidad; es decir, leyes, procesos, etcétera, etcétera. A eso se enfrentó el FAD, a un proceso fraudulento, de clientelismo político; a un proceso del que, hoy en día, estamos viendo los resultados de lo que denunciamos.

¿A LO INTERNO HUBO FALLAS O NO?

El FAD participó en un proceso electoral ocho meses después de haber sido reconocido oficialmente como partido legalmente constituido.

¿FUE ESO UN ERROR?

Fue un reto importante, una de las dificultades que tuvimos, además de no contar con fondos económicos. No vamos a negar la inexperiencia en la vida política electoral. Ha sido un proceso en donde nuestras convicciones se mantienen y se reafirman. Este país tiene que refundarse, y para ello, se requiere un instrumento político electoral, entre otras fórmulas. Y para eso estamos trabajando.

¿ESTE PASO EN FALSO, EL FRACASO ELECTORAL, NO LES PASARÁ LA FACTURA?

Hemos hecho una evaluación en todas las provincias, en todas las comarcas y corregimientos. Hemos estado conversando con sectores. Hasta el momento, se ha manifestado el interés de estos sectores de mantenerse. No creemos que es un paso en falso, creemos que es un paso que ha sido firme desde los sectores éticos democráticos y populares de este país que anhelamos, efectivamente, una transformación de la sociedad y que, efectivamente, entre otras cosas, requiere un proceso de organización de l a población, y hacia eso nos encaminamos. En una población que, en términos generales, tiene un bajo nivel de organización, los resultados electorales son estos. Por eso la institucionalidad elimina, obstaculiza que sectores determinados de este país puedan organizarse de manera contundente y legal.

ESTÁN EN UNA TRANSICIÓN... ¿PERO EL FAD NO PRETENDE SER MÁS BELIGERANTE?

Lo hemos sido desde el sentido que debe serlo el FAD. Hemos estado denunciando los casos de corrupción que se han dado en este país, el clientelismo político que se ha impuesto. Hemos señalado que no es posible que en un país en donde se deben hacer elecciones en algunos circuitos por segunda vez por haber acusaciones de procesos fraudulentos, a los corruptos se les permita, nuevamente, correr. No es posible que, a pesar de las críticas , por las cuales hubo que omitir las elecciones, participen losinvolucrados en los procesos que se están desarrollando. El clientelismo sigue imperando. Aquí se ha denunciado que en los procesos posteriores ha existido compra de votos. Han sido utilizados programas gubernamentales para obtener adeptos en las elecciones. Estamos sobre los mismos vicios. En ese sentido, el papel del Frente Amplio por la Democracia es gestar e impulsar un proyecto de reestructuración total. Creemos —y lo hemos señalado con mucha claridad— eso es solo posible a través de una constituyente originaria que refunde el país, que cambie el estatus institucional de crisis que tenemos. Los tres órganos del Estado están en crisis.

OLIMPO SÁEZ DICE QUE LA GENTE SE EQUIVOCA CON LA CONSTITUYENTE, QUE ES UN PROBLEMA DE FALTA DE APLICACIÓN DE LAS LEYES, NO DE FALTA DE LEYES...

Diferimos en el sentido de a quién responden las actuales leyes, más allá de la aplicación o no de éstas.

¿A QUIÉN RESPONDEN?

A una cúpula minoritaria de sectores del poder económico que, históricamente, desde que el país se creó, han instituido el qué hacer y cómo hacerlo, y no es para favorecer a las mayorías. Creemos que sí es necesaria una nueva Carta Magna y no parches a la Constitución actual. También hemos señalado con claridad que no puede ser la Asamblea Nacional actual la que establezca una nueva constitución.

¿PERO QUIÉN VA A PONER LAS REGLAS?

Planteamos una constituyente originaria autoconvocada, el pueblo debe designar a sus representantes. Basta de que una minoría defina el qué hacer de este país y cómo hacerlo. Es necesario que el pueblo, organizado, cree sus espacios, autoconvoque a la asamblea constituyente originaria y cree una nueva constitución y que ahí se defina el qué hacer del país y cómo hacerlo.

¿Y EL PUEBLO PUEDE COMPETIR CON LA ESTRUCTURA DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS?

Por eso decimos que no creemos en una constituyente paralela, eso significaría jugar con las mismas reglas.

PERO LA CONSTITUCIÓN HABLA DE QUE SOLO SE LA PUEDE REFORMAR A TRAVÉS DE LA CONSTITUYENTE PARALELA....

La Constitución dice, y nosotros también, que el pueblo es soberano. Si el pueblo es soberano, puede gestar su propia institucionalidad y sus propias normativas. Cualquier acto que venga de la definición del pueblo, es legal y legítimo, y ahí cabe la constituyente originaria.

MÁS ALLÁ DE LA FORMA, MUCHOS SECTORES HABLAN DE QUE LA PROPUESTA DE LA REFORMA CONSTITUYENTE SE HA IDO ‘DESINFLADO’.

Creemos que sí. El problema es que los sectores de poder económico y político saben que por parte de la población hay un descontento, que la gente no cree en ellos y que por eso han tenido que utilizar más la institucionalidad mediática. Bajo estas reglas del juego, no es posible construir una constitución ética, que propenda al desarrollo nacional, a la equidad y la justicia social. Se requiere una nueva reorganización de esta sociedad y eso solo se consigue refundando el país.

¿Y ESO SE PUEDE CONSEGUIR DE FORMA DEMOCRÁTICA?

Creemos que sí, basta con organizar al pueblo. Allí es donde tenemos que trabajar. Es uno de los trabajos que se han puesto como meta las organizaciones del movimiento social panameño, entre ellos el FAD.

SE CRITICA MUCHO QUE JUAN CARLOS VARELA SE PARECE A RICARDO MARTINELLI EN MUCHAS COSAS...

En todas, excepto en ser impulsivo. Su política económica es la misma que la de Ricardo Martinelli, su actuación en estos procesos electorales que están por terminar ha sido la misma. No hay cambios.

RICARDO MARTINELLI, CONTRARIO A LO QUE PODRÍA PENSARSE, SIGUE GANANDO CURULES...

Porque Varela sigue utilizando los mismos métodos. Esa es una realidad concreta. La definición de la procuradora de la República, del contralor, no dista de los métodos que se han venido cuestionando periodo tras periodo. ¿Cuál es el cambio? No hay cambio, los sectores populares no sentimos ningún tipo de cambio; los sectores profesionales ni los sectores productivos tampoco. Aquí hay figuritas que se cambian; pero no hay una percepción distinta de política económica ni de gestión del quehacer público. Se sigue en la misma práctica, en los mismos procesos que ha generado el estado de crisis institucional en el que vivimos.

COMENTABA QUE LOS DIPUTADOS RECIBIERON, TODOS, DINEROS DEL PAN...

Eso es lo que han publicado las propias instituciones oficiales. El Ministerio de Economía y Finanzas...

¿CREE QUE SI ESTÁN TODOS INVOLUCRADOS SE VA A INVESTIGAR?

Esa es la pregunta. ¿Para qué nombran de esta forma al contralor? ¿Ejercerá la Contraloría la tarea de investigar, de comenzar a ahondar en todos los diputados que fueron electos o no electos?

¿ES RAFAEL GUARDIA EL ÚNICO?

Como se dice, es el chivo expiatorio de un proceso de corrupción que viene desde el Fondo de Inversión Social, Fondo de Emergencia Social y que se profundizó con el PAN. El PAN no es la única institución pública del gobierno anterior inmersa en los casos de corrupción.

¿QUÉ PASÓ CON GUILLERMO FERRUFINO?

Es de las figuras, sentimos, puestas por la información mediática y que, posteriormente, los medios empiezan a desdibujar el grado de corrupción que se señala a ese nivel.

YA NO SE LE HA VUELTO A MENCIONAR...

Ellos mismos, los medios, empiezan a desdibujarlo. ¿Habrá investigación para ese tipo de figuras?, nos preguntamos.

¿LOS MEDIOS SOMOS CULPABLES DE MUCHO DE LO QUE ESTÁ PASANDO?

Con la disculpa, sí. Los medios han jugado un papel totalmente parcializado, en donde se siembra y se elimina figuras. Eso es lo que ha venido sucediendo en este país: Los propios voceros de los partidos tradicionales dicen que son los propios medios los que ejercen el acto de la política electoral en medio de la campaña. Por algo Panamá tiene el porcentaje más alto en América Latina de publicidad en medio de los torneos electorales. Esa es una realidad que cada vez más se va profundizando más. Tienen un papel que han jugado en estos procesos y que, lamentablemente, no quieren hacer un análisis crítico de cuál ha sido tu rol. Estoy hablando de los medios, no de los periodistas.

¿LA IZQUIERDA TIENE AL SISTEMA EN CONTRA?

En este país la información es mediática no se le da cabida a la participación, a lo que se considera progresista o izquierdista, ni siquiera democrático, ni siquiera si tiene un proyecto ético distinto al statu quo reinante. Esa es una realidad. Hablamos mucho de libertad de expresión, pero la expresión en este país está mediatizada.

ENTONCES, ¿A QUÉ CREE QUE SE DEBIÓ EL FRACASO DEL FAD?

No lo llamamos fracaso. Creemos que ha existido un revés electoral, no se alcanzaron las cifras que teníamos previstas, entre otras cosas, producto de lo que hoy es evidente: Competir contra 400 millones que se distribuyeron a los partidos políticos, a todos los diputados de la anterior Asamblea, muchos de los cuales se reeligieron, a no tener acceso a los medios de comunicación social para expresar el planteamiento del FAD e, indudablemente, a un periodo corto de proyección que tuvimos. Fueron ocho meses antes del torneo electoral. Eso limita la posibilidad. Somos un partido nuevo, que nos estamos dando a conocer, con una plataforma de gobierno distinta a las que emitieron las otras candidaturas. Eso es una realidad en este país.

¿HABRÁ ALGO DISTINTO PARA USTEDES EN 2019?

Hay una poetisa panameña que llamó a ser tercos. El lema del FAD es ‘la esperanza se mantiene’, hoy más que nunca. La llama de la esperanza está viva, porque, precisamente, la realidad concreta no nos dio el triunfo electoral, pero sí la razón. Lo que emitimos, señalamos y denunciamos, hoy es evidente.