La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Política

Exigen reabrir investigaciones por muertes de la dictadura

Los familiares de las víctimas exigen al Gobierno cumplir con los acuerdos surgidos en la Mesa de Entendimiento, establecida en 2011

Miembros del Cofadepa H-G dijeron que de 116 muertos, 48 eran desaparecidos y el resto asesinado.

Desde 2011, cuando fue creada la Mesa de Entendimiento, no se ha destapado una fosa más ni se ha gastado un sólo centavo del presupuesto de $135 mil destinado en el análisis de los restos que reposan en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMELCF).

Así lo dio a conocer este viernes un grupo de familiares de víctimas de la dictadura militar, incitados por la solicitud de perdón, que hizo el pasado miércoles 24 de junio el ex ‘hombre fuerte' de Panamá (1983-1989), Manuel Antonio Noriega, tras 25 años de encarcelamiento.

Los familiares, en conferencia de prensa, pidieron que se cumplan los acuerdos alcanzados en la Mesa de Entendimiento creada en 2011, mediante la Resolución de Gabinete 449 del 30 de diciembre.

‘Pedimos al presidente que dé la cara y cumpla con lo que se estableció en la Mesa de Entendimiento que él mismo avaló el 6 de junio de 2010, siendo canciller', insistió Maritza Maestre, coordinadora del Comité de Familiares de Desaparecidos y asesinados de la Dictadura Militar de Panamá Héctor Gallego (Cofadepa-HG).

‘Este no es un capítulo cerrado. El dolor lo sentimos y vivimos en carne propia los 21 años de dictadura', dijo Maestre.

Agregó que su lucha tiene respaldo internacional y que exigirán que el Comité de Derechos Humanos venga a Panamá. ‘Esto no lo podemos seguir permitiendo. Han pasado más de 40 años de búsqueda de nuestros familiares, desde el día 1, cuando a cada quién se le desapareció o asesinó el suyo', insistió.

La Mesa de Entendimiento dispuso, entre otros puntos, que se hicieran análisis de ADN a las osamentas sin identificar que reposan en el IMELCF; que la Asamblea Nacional declare el 9 de junio, fecha de la desaparición del sacerdote Héctor Gallego, como ‘Día Nacional del Asesinato y Desaparecido de la Dictadura Militar'.

Otros puntos son incluir en los planes de estudio del Ministerio de Educación el tema de violación de los derechos humanos y la memoria histórica de la dictadura; que se defina el lugar para construir un monumento para el recuerdo de las víctimas de la dictadura militar y que se inicie un proceso de reparación ecónomica para familiares de los asesinados y desaparecidos de esta época.

Para realizar estas actividades se dispone de una cuenta con un depósito $135 mil en el Banco Nacional, a órdenes de la Procuraduría de la Nación.

Durante la conferencia de prensa de ayer parecía reinar un sentimiento de incredulidad en relación a las verdaderas intenciones del perdón de Noriega.

No creemos en sus palabras. No parecía un sentimiento genuino de arrepentimiento; lo hizo para que se le conceda casa por cárcel, sostuvieron los familiares de las víctimas .

‘Pedir perdón no es coger una hoja y pedirlo. El perdón se pide de corazón y se dice la verdad; no se mantiene en silencio al país', señaló ayer Maritza Maestre, coordinadora del Comité de Familiares de Desaparecidos y Asesinados de la dictadura Militar de Panamá (Cofadepa -Héctor Gallego).

‘Para que el perdón se haga realidad tiene que ir acompañado de un arrepentimiento de la culpa y reparación del daño causado. Noriega pide perdón, pero no dice por qué casos', dijo, por su parte, el sacerdote Conrado Sanjur.

‘Si iba a hablar esperábamos que dijera la verdad de los casos que conoce, que hubiera desenmascarado y denunciado a los otros militares, agentes, civiles y políticos que formaron parte del crimen que se cometió', agregó Sanjur.

Marcos Mendizábal, hermano de Marlene Mendizábal, una joven asesinada en la era militar, tiene un listado con los nombres de 116 personas que, aseguró, murieron durante la dictadura de Torrijos y Noriega (1968-1989).

‘Esos son los que están documentados, pero se dieron muchos más. Otros murieron tras golpizas y violaciones. Tampoco habla de las ‘Tres P' (plata para el amigo, palo para el indeciso y plomo para el enemigo). Él no habla de eso y le es fácil pedir perdón', agregó Mendizábal.