Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Política

Revocatoria de curul, el “fantasma político de la democracia”

Aplicada apenas una vez en 25 años, y reformada dos veces en menos de un lustro

Sobre el delgado hilo de las lealtades políticas y con el arma de la revocatoria de mandato entre labios, Ricardo Martinelli supo cómo balancearse: la endureció cuando no la quería y la acomodó cuando era mejor tenerla a mano. Pero, tras las cortinas de fondo, siempre yacía lo mismo: aplicarla abría una matriz política riesgosa. Y ahora ese es el debate del PRD con sus seis ‘diputados rebeldes'.

Según el Tribunal Electoral, desde la caída de la dictadura militar sólo se han emprendido dos procesos de revocatoria de mandato en el país. Ambos desde el Tribunal de Honor del PRD, y contra políticos que hoy ostentan curules legislativas de Cambio Democrático.

El primero se cumplió en 1995, dejando a Mario Miller fuera del ‘colectivo de Omar' y de la Asamblea Nacional tras ser acusado de corrupción. El segundo, siete años después, fue contra Carlos Afú, por votar a favor de la magistratura de Winston Spadafora, promovida por el panameñismo.

Desde entonces, el mito de la revocatoria ha ganado forma: con el respaldo del gobierno panameñista de Mireya Moscoso el caso Afú quedó enredado en las marañas de la Corte y congelado hasta después de las elecciones de 2004, cuando se declaró sustracción de materia. En este caso, el partidismo que blinda la Constitución perdió.

DE IZQUIERDA A DERECHA

El exmagistrado Guillermo Márquez Amado explica que la idea de revocar mandatos nació con la reforma constitucional de 1983, ante la crisis de lealtades políticas de los años setenta. ‘Era para frenar a legisladores elegidos por partidos de oposición que actuaban a favor del gobierno. Pero eso era uno que otro', explica.

La norma sólo podía —y puede— aplicarse ‘cuando hay graves violaciones a los principios ideológicos y programáticos de los partidos', dice Márquez. Y esa es justamente la discusión del PRD en estos momentos.

¿Acaso votar por el candidato perredista que apoyaba el gobierno es una violación a los principios del partido? ¿O es que la formación política está ante una hecatombe coyuntural?

Desde el PRD sostienen que sus disidentes retaron la línea del partido al votar por un candidato no institucional.

Estos, sin embargo, se defienden con el argumento de que aun cuando hubieren atacado la filosofía del partido el PRD no reglamentó la nueva ley de revocatoria. ‘Hay un vacío jurídico', explica el presidente del Legislativo, Rubén de León.

TRABAJO A MEDIAS

¿Por qué? Cambio Democrático, con Martinelli al poder, reformó dos veces las normas de revocatoria.

En una, en 2010, la hizo ‘prácticamente imposible de aplicar' y con ello abrió el compás a 26 diputados opositores a que se inscribieran en los partidos oficialistas sin temor. Luego, en 2013, previendo la derrota que después sufrió, CD restableció las condiciones aun con la oposición de los tránsfugas. Pero esta vez ningún partido reglamentó la ley. Las advertencias caen en saco roto.

El abogado Eloy Alfaro sostiene que las propuestas para sacar curules servirá para ‘profundizar animosidades'.

Mientras CD traga el desaire que le ha hecho su bancada, el PRD ha decidido bajarle intensidad a la discusión. Si bien la posibilidad de revocar mandatos a los rebeldes figura en la agenda del Directorio de este domingo, aunque no será el único tema'. De hecho, auguran que antes la agenda la copará la polémica renovación de la dirigencia del partido. La misma que ha abierto la fantasmagórica discusión de rescindir curules.

==========

REFORMAS

‘Con revocatoria, el CD hizo fiesta'

En apenas tres años la norma de revocatoria de mandato fue cambiada y vuelta a reformar. De la mano de Cambio Democrático se estableció en 2010 que por salud política los diputados no podían estar a merced de los vaivenes de los partidos, y en 2013, según Ricardo Martinelli por ‘clamor popular', se abrió el compás para rescindir curules.

A interés del entonces gobierno se planteó que la revocatoria a un diputado sólo sería aplicable si el Directorio Nacional lo aprobaba unánimemente (el PRD tiene 310 personas y CD 133). Luego tenía que pasar el tamiz del 75% de los Consejos Directivos de los partidos (el PRD tiene 4,200) y después ir a las urnas del circuito que eligió al legislador.

‘Con la revocatoria se hizo fiesta', dice el exmagistrado Guillermo Márquez.

¿QUÉ DICE LA CONSTITUCIÓN?

El artículo 151 establece cómo y cuándo se revocan mandatos.

Siempre que las causales estén contempladas en los estatutos del partido, podrá haber rescisión de mandato.

Los diputados condenados a más de cinco años por delitos dolosos perderán la curul.