Temas Especiales

24 de May de 2022

Política

‘Chicheros' o ‘food trucks', tentaciones ambulantes

A pesar de las diferencias estéticas entre el ‘chichero' y el food truck , los peligros de comer de unos u otros son similares

La ciudad de Panamá y su epicentro ha cambiado muchas veces y hoy existen varios espacios comerciales que se proclaman como ‘el centro de la ciudad'.

En busca de esos focos de concentración urbana van, sobre ruedas, los tradicionales ‘chicheros' y los más modernos food trucks .

En una libre interpretación del refrán árabe de Mahoma y la montaña, esta oferta generalmente gastronómica recorre la ciudad en busca de clientela y, tal vez, utiliza la misma movilidad para evitar controles y supervisión.

Esta oferta comercial se integra en el 57% que representa el trabajo informal de Panamá, en el que se suma la más sofisticada versión conocida como food trucks , camiones con cocinas incorporadas que recorren la ciudad vendiendo comida.

A pesar de las diferencias estéticas entre el ‘chichero' y el food truck , los peligros de comer de unos u otros son similares.

Ambas opciones son parte de la ‘solución' laboral precaria y una opción rápida para comer bueno, bonito y barato en la calle, aunque con riesgos. Y es que muchos de estos vendedores ambulantes no cumplen con las exigencias del Ministerio de Salud (Minsa) sobre manipulación de alimentos, el carné ‘banco' y el ‘verde', dos requisitos que no son solo formalidades burocráticas.

Con el carné blanco se le hacen exámenes de sangre y odontológico a los aspirantes a manipuladores. Este documento debe renovarse una vez al año y el costo es de $34. Luego de pasar los exámenes del carné blanco, se realizan los trámites para el carné verde. Para ello se debe tomar un curso de ocho horas, donde un especialista del Minsa explica la importancia de tratar los alimentos adecuadamente, respetando la cadena de frío y los químicos que deben ser utilizados para higienizar el área de trabajo.

Son trámites sencillos que algunos extranjeros no cumplen por no contar con permiso de trabajo. Son requerimientos con los que se pretende evitar el riesgo de intoxicación por alimentos en mal estado, infecciones estomacales, gastroenteritis y hasta hepatitis por contaminación alimenticia.

Ante estas las irregularidades, se ha decidido ‘perseguir' a los infractores durante operativos nocturnos, según Aurelio Rangel, de la Región Metropolitana de Salud , con quien colaboran autoridades del Municipio. ‘Apenas vemos una irregularidad, que muchas veces se trata de documentos falsos, pasamos a clausurar el rodante o llevarnos la carretilla', advierte Rangel.

Sin baños internos y en espacios reducidos no se puede garantizar que cumplan los requisitos de operación sanitarios. Muchos ambulantes que cocinan sus productos en la calle no cuentan con el aviso de operaciones del municipio y, como consecuencia, no se les realiza la inspección de la Dirección Nacional de Seguridad Prevención e Investigación de Incendios.

Los vendedores se encargan, por cuenta propia, de limpiar las mangueras, cambiarlas si presentan rigidez, limpiar el regulador de gas y no golpear el tanque de gas, pero, en estos casos, el peligro va sobre ruedas.