La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Política

Un negocio con más sombras que luces

Abraaj, el emporio más importante de Medio Oriente y accionista de Saint Honoré, empresa panameña establecida en la Zona Libre, está solicitando una liquidación provisional por denuncias de malos manejos

El emporio de Medio Oriente es accionista de una empresa establecida en la Zona Libre de Colón.

Abraaj, la firma de capital privado más grande de Medio Oriente y accionista de la firma panameña Saint Honoré S.A., enfrenta serios problemas financieros: está considerando solicitar la liquidación provisional del grupo en islas Caimán tras acusaciones de sus acreedores de malos manejos de fondos.

La medida pretende frustrar las acciones legales de la Institución Pública de Kuwait para la Seguridad Social y otros acreedores que están buscando la liquidación de Abraaj para que se pague la deuda que tiene con estas entidades.

Los problemas económicos del mencionado emporio comercial comenzaron a sentirse cuando la Corporación Financiera Internacional (CFI) cuestionó cómo Abraaj manejó un fondo de salud de $1,000 millones, que a su vez provocó disputas entre cuatro de sus inversionistas, lo que ha venido agravando la situación financiera de esta compañía con sede en Dubái.

Abraaj Group y su fundador Arif Naqvi tienen inversiones en Panamá, teniendo conjuntamente acciones de la compañía panameña Saint Honoré, lo que genera ahora incertidumbre sobre el futuro de esta.

Arif Naqvi es el socio fundador de Abraaj Group, con sede en Dubái, que se fundó con $60 millones en 2002 y se convirtió en la firma de capital privado más grande de Medio Oriente con activos de $13,600 millones antes de que una disputa obligara al grupo a suspender un nuevo fondo y reorganizar su gestión.

Los últimos años, Abraaj Group ha sido involucrado en varios escándalos de corrupción en Karachi (Pakistán) y en Egipto, este último relacionado con la familia del dictador Hosni Mubarak.

Pero los problemas de Abraaj Group se acrecentaron cuando un cable de Wikileaks reveló que el grupo ha sido un donante de la Fundación Clinton, y fue luego el beneficiario de préstamos del Gobierno de Estados Unidos.

A Crescent Group fue otorgada una concesión de 35 años para la explotación de un puerto de contenedores en Port Cañaveral, lo que generó una polémica en Estados Unidos

INVERSIONES EN PANAMÁ

La compañía panameña Saint Honoré, S.A., establecida en la Zona Libre de Colón, fue creada por José Viega y comprada en 2001 por los inversionistas paquistaníes Fazal Abbas y Arif Naqvi.

Abbas ejerce la presidencia de Saint Honoré desde 2001. A su lado, Naqvi es el científico de la mancuerna y cuyo papel consistía exclusivamente en proveer recursos económicos para la compra de la compañía y sus futuros desarrollos, según una publicación de este medio de comunicación.

Pero luego de 15 años, Saint Honoré, S.A. se encontró bajo l a presión de cambios urgentes tras atravesar profundos problemas económicos y financieros.

EL COLAPSO COMERCIAL

Abraaj Group ha sido involucrado en varios escándalos de corrupción

Los problemas de Abraaj Group se acrecentaron cuando un cable de Wikileaks reveló que el grupo era un donante de la Fundación Clinton, y fue luego el beneficiario de préstamos del Gobierno de Estados Unidos.

Abraaj es accionista de la firma panameña Saint Honoré, establecida en la Zona Libre de Colón.

Abraaj ha solicitado la liquidación provisional de sus activos.

A partir de 2012, sus ventas se redujeron drásticamente. La consecuencia directa de esos resultados negativos fue la acumulación de deudas bancarias superiores a los $36 millones, y la incapacidad de la compañía de cumplir con sus obligaciones bancarias la llevó al borde de la quiebra.

A principios del 2016, los bancos acreedores se reunieron por la iniciativa de los bancos más expuestos, preocupados por la situación financiera de la compañía. Los 12 bancos acreedores eran: Davivienda, Banco General, Banco Panamá, Banco Pichincha, Capital Bank, Balboa Bank, Banesco, Banco Mercantil, Banesco, Unibank, Metrobank y Scotiabank.

Una publicación de La Estrella de Panamá del 2017 explica cómo Arif Naqvi negoció la entrada del Grupo Chalhoub en el capital de Saint Honoré, para salvar el grupo de la quiebra.

Patrick y Antoine Chalhoub encabezan esta empresa familiar denominada Chalhoub Group, y que había sido fundada por su padre en Siria en 1955.

Chalhoub Group es un grupo del Medio Oriente que domina la industria del lujo, perfumes y cosméticos. Los dos hermanos tomaron las riendas del negocio familiar en los años 80 y lograron un crecimiento exponencial en los años 90.

Este crecimiento estuvo acompañado de rumores, sospechas e incógnitas, debido a que su ascenso comercial se da en tiempos de la explosión del contrabando y la economía subterránea entre Dubái, Rusia, Irán, Pakistán e India.

Dicha publicación indica que las conversaciones entre Arif Naqvi y Patrick Chalhoub se iniciaron en los primeros meses del año 2016, pero se aceleraron durante el segundo trimestre de aquel año cuando un evento inesperado redistribuyó las cartas de la industria.

Las dificultades comerciales del Grupo Wisa, luego de su inclusión en la ‘Lista Clinton', dejaron un vacío en la industria de los perfumes y del lujo de la región, y abrieron oportunidades para otros inversionistas. Patrick Chalhoub aceleró las negociaciones con Arif Naqvi y concretó la compra de una participación en Saint Honoré.

Esta alianza se convirtió en una relación ganar-ganar porque Saint Honoré recibía oxígeno financiero inmediato y Patrick Chalhoub podía diversificar geográficamente sus actividades y las de sus ‘socios' estratégicos del Medio Oriente.

Abraaj Group, Arif Naqvi y Patrick Chalhoub detienen conjuntamente el 75% de las acciones de Saint Honoré S.A.. Los problemas financieros y legales de Abraaj Group y su reciente solicitud de liquidación provisional oscurecen el futuro de la compañía panameña.

Este medio contactó a Fazal Abbas, uno de los accionistas de Saint Honoré, para conocer sus reacciones. Abbas se limitó a decir que estaba en una reunión y que devolvería la llamada. Pero, al cierre de esta edición no había devuelto la llamada. Abbas solo dijo que Saint Honoré ‘no tenía nada que ver con Abraaj'.