Temas Especiales

23 de May de 2022

Política

Después del día D: ¿políticas públicas 2.0?

Para alcanzar estándares óptimos de desarrollo en el año 2030, las políticas públicas en Panamá requieren ajustes para atender integralmente problemas como la distribución de ingresos, servicios e inversiones

VISIÓN DE ESTADO

En el pasado reciente las políticas públicas, su arquitectura institucional y sus desafíos han sido marginales a los debates sobre gestión pública. El proceso electoral no alcanzó a colocar en escena un debate que relacionara calidad de vida, estándares de bienestar, enfoques integrales e intervenciones catalíticas con innovación, implementación y escalamiento de la política pública en función del desarrollo sostenible.

Este hecho no es casual. Tiene un punto de partida claro y preciso: la inversión de la dinámica de lo público. Las políticas públicas no son el principio, el punto de partida de la visión de Estado, muy por el contrario, son el resultado de una visión de Estado particular que tienen o no, quienes aspiran y/o ejercen el poder gubernamental.

Sin embargo, existen condiciones económicas, políticas, ambientales, sociales e institucionales para redefinir, adecuar y gestar una serie de intervenciones que ágilmente configuren políticas públicas pro-igualdad en sintonía con las demandas ciudadanas, existentes.

Para el logro de tal objetivo se requiere una visión de Estado de 360° que permita la gestación y construcción de políticas públicas que unifiquen arquitectura subnacional, estrategias de financiación múltiple, consensos sociales, compromisos institucionales articulados en una agenda pública .

AGENDA PÚBLICA

La agenda pública que asocia problemas de trascendencia socio-institucional con mecanismos de participación ciudadana plantea la necesidad de establecer políticas públicas con capacidad de transformarse en políticas de Estado asertivas capaces de fomentar bienestar y desarrollo garantizando el cumplimiento de los derechos de la población, al tiempo que potencia las vías y canales mediante los cuales deben realizarse esos derechos y convertirse los mismos en garantías. Cualquiera de las políticas de Estado que no cumpla con estos criterios, será incapaz de alcanzar fácilmente su objetivo y las metas estratégicas que el país demanda en la próxima década.

El cumplimiento de la agenda pública tiene hoy en día como referente, una mirada exhaustiva de los problemas públicos (discriminación etnia, igualdad de género, cultura, condición social, interacción sociopolítica, ingresos y bienestar), donde los cuellos de botella económicos, jurídicos, administrativos, físicos, culturales sean atendidos mediante iniciativas transformadoras que enlacen generación de conocimiento, participación ciudadana e impactos, según las demandas aspiraciones de la sociedad.

PROBLEMAS PÚBLICOS.

En las dos últimas décadas Panamá ha cambiado significativamente. La articulación de programas económico-sociales en combinación con la reorganización de la atención integral y el enfoque interinstitucional lograron proteger el crecimiento económico, disminuir la pobreza, incrementar el gasto social, además de incidir levemente en la desigualdad. Es decir, la diversificación de los mecanismos gubernamentales de redistribución del bienestar facilitó la reducción de la pobreza, la mitigación de la exclusión, pero al mismo tiempo incidió poco en la desigualdad que parece sostenerse en factores: la profundidad y severidad de la pobreza, mezclada con la dispersión de los pobres y la migración fijan inter-generacionalmente las características de la desigualdad.

Así mismo, durante las dos últimas décadas el país asistió también, como convidado de piedra, al colapso de los mecanismos históricos de redistribución de bienestar y movilidad social: educación de calidad, empleo decente y políticas fiscales anticíclicas.

No obstante, los cambios descritos en la arquitectura institucional produjeron la emergencia de las políticas públicas con enfoque de derechos que estimularon, por un lado, significativas transformaciones en las formas de protección social, integral y especial. Por el otro, modelaron las intervenciones según la diversidad étnica, geográfica, demográfica, económica, social y educativa. Pero las evidencias y los impactos de esta emergente generación de la política pública muestran un balance complejo: el diseño, financiamiento, implementación, escalamiento y resultados, reducen su capacidad para producir una nueva generación de iniciativas programáticas pro-igualdad. Es decir, los determinantes de la exclusión y las necesidades básicas insatisfechas, por un lado, y de la desigualdad y las políticas fiscales y tributarias pro-bienestar por el otro, son aún un reto por dimensionar y caracterizar.

POLÍTICAS PÚBLICAS

MISIÓN Y VISIÓN

Pensamiento Social (PESOC) está conformado por un grupo de profesionales de las Ciencias Sociales que, a través de sus aportes, buscan impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de estas disciplinas.

Su propósito es presentar a la población temas de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

Las políticas públicas priorizan, relevan y clasifican los problemas nacionales según su relación inmediata con la ciudadanía. Es decir, atienden integralmente aquello que es urgente y necesario para alcanzar el desarrollo sostenible de los panameños. La carencia de políticas públicas de largo aliento provoca en muchas ocasiones el ordenamiento poco claro de acciones y la desarticulación de programas y mecanismos de gestión subnacional y territorial. Estas carencias generan una distorsión (duplicidad - discontinuidad) en los enfoques, sinergias y apalancamientos orientados hacia resultados.

Una política pública no es una acción puntual y carente de sentido ambiental, político, social o económico; por el contrario, es una acción de planificación que permite atender, medir, caracterizar y objetivar el desempeño de una gestión gubernamental, pensando siempre en lo que debe hacerse para que las próximas generaciones alcancen un bien estar digno y decente.

Para alcanzar estándares óptimos de desarrollo en el año 2030, las políticas públicas en Panamá requieren ajustes para atender integralmente problemas como la distribución de ingresos, servicios e inversiones. Las brechas (no están atendidos) y las privaciones (no están atendidos adecuadamente) para alcanzar el bien estar de los ciudadanos, demandan en el corto plazo la aceleración de esfuerzos y efectos de las políticas públicas.

PANAMÁ 2030

‘Las políticas públicas no son el principio, el punto de partida de la visión de Estado, muy por el contrario, son el resultado de una visión de Estado particular que tienen o no, quienes aspiran y/o ejercen el poder gubernamental'.

Para alcanzar las metas de la Agenda 2030, Panamá debe asumir una serie de retos: (i) garantizar mecanismos de interacción sociopolítica participativos e incluyentes en la formulación de la política; (ii) gestar políticas públicas integrales vinculando diseño por resultados, asignación financiera según desempeño y evaluación de las intervenciones; (iii) asegurar ecosistemas de datos integrados según estándares de resultados y calidad: acceso, adecuación, adaptación, aceptación; (iv) asumir la gestión por resultados como ruta para generar incentivos y mejorar integralmente las políticas públicas; (v) incrementar la asignación de presupuestos institucionales según criterios de equidad, sostenibilidad, eficiencia e impacto; (vi) instalación de enfoques intersectoriales con acciones transversales que promuevan la igualdad de oportunidades y capacidades; (vii) soportes técnicos con base en buenas prácticas, lecciones aprendidas e innovaciones que garanticen la gestión basada en evidencias.

Hacia esa dirección apuntan las políticas públicas 2.0 en la próxima década, si el objetivo es la generación de igualdad y bienestar integral, indivisible y equilibrado para todos los panameños.