Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Política

‘En una elección hay errores, pero también malas intenciones', Sanmartín

El consultor político Antonio Sanmartín analiza los sinsabores que ocurren en el proceso electoral, especialmente el ‘día D', como llama a los comicios

‘En una elección hay errores, pero también malas intenciones', Sanmartín
Antonio Sanmartín, consultor político.

Antonio Sanmartín es un consultor político y en las pasadas elecciones fue uno de los que estuvo detrás de la campaña de Raúl Fernández, quien resultó electo como diputado por la libre postulación para el circuito 8-8. ‘Para una campaña hay que prepararse para los errores y para las malas intenciones. Errores humanos van a ocurrir siempre, pero estamos en campaña política y también habrá malas intenciones. Va a ver intento de hacer trampa', narra al analizar las constantes denuncias de supuestas irregularidades durante las pasadas elecciones del 5 de mayo.

Anomalías que se han traducido en procesos de impugnaciones aunque, hasta el momento, el Tribunal Electoral ha rechazado las que han estado en audiencia y hay otras que están pendientes. De hecho, doce curules en la Asamblea Nacional no están en firme.

Para Sanmartín, los candidatos deben prepararse para evitar que les roben las elecciones y desde ese punto de vista es fundamental el concepto de ‘defensa del voto'. Explica que se hace a la hora del escrutinio en verificar cada voto y al momento de llenar las actas, es decir que la información coincida al 100% con lo ocurrido en la votación.

Es allí cuando el equipo de campaña, ya sea del partido político o del propio candidato, debe tener presencia en las mesas de votación. ‘Tiene que ver una concordancia entre los resultados reales y lo que consta en las actas. Cómo lo vas a corroborar si no tienes presencia en las mesas', analizó.

Se trata de una logística que no es fácil y, además, costosa y a los candidatos de libre postulación les cuesta el doble porque ‘no cuentan con las estructuras de los partidos políticos'.

Sanmartín cita el ejemplo del circuito del 8-8, -que comprende los corregimientos de Río Abajo, San Francisco, Parque Lefevre, Don Bosco y Juan Díaz– donde existen 333 mesas, entonces requiere 333 representantes de mesa y generalmente se trabaja con suplentes, entonces se traduciría en 666 personas ‘que una campaña debe tener para vigilar las elecciones en ese circuito', explica.

Esto ‘es importante porque hay elecciones que se definen por un voto', dice.

La diferencia de votos entre Leandro Ávila y Héctor Lara, que eran del mismo partido, eran de cuatro votos en un circuito tan grande como San Miguelito (8-6).

Esto sugiere que una sola acta que tuviera inconsistencia podía ser la diferencia entre un diputado y otro. Allí es cuando cobra importancia los representantes de las mesas de votación ‘porque son las garantías de todo lo que ocurre en esa mesa de votación para lograr que sea un fiel reflejo de la voluntad popular'.

Previo al conteo del voto, hay otros dos escenarios relevantes durante el día de las elecciones y consisten en movilizar ‘el ‘voto duro', es decir, las personas que están convencidas de votar por ti, pero que el día de las elecciones, por las razones que sean, dejan de acudir a las urnas, el equipo de campaña debe tener la capacidad de lograr movilizar a esas personas ofreciendo el servicio de traslado', detalla.

Por último, destaca el valor de conquistar, a última hora, el voto ‘indeciso'. ‘Tener presencia en los centros de votación para que el votante que acude a la urna sin haber decidido termine votando por ti, eso se logra con presencia en los centros de votación'.