Temas Especiales

23 de May de 2022

Publicando Historia

Estrategia electoral: Trump, Reagan y el Canal de Panamá

En las elecciones estadounidenses de 1976, Ronald Reagan participó en las primarias del Partido Republicano esgrimiendo como ‘caballito de batalla' el tema de Panamá

De la misma forma como el millonario Donald Trump persigue hoy la nominación presidencial del Partido Republicano, hace cuarenta años, en las primarias por la carrera presidencial estadounidense de 1976, el entonces candidato Ronald Reagan estuvo cerca de obtener la nominación de este partido con la promesa de ‘volver a hacer grande a América'.

En aquella ocasión el blanco de los ataques de Reagan no era quienes aceptaban con permisividad a los inmigrantes ilegales mexicanos, sino quienes pretendían entregar el Canal de Panamá a ‘un dictador comunista'.

Reagan introdujo el tema del Canal de Panamá en el debate electoral para hacer frente al difícil reto de enfrentarse, no a otro candidato cualquiera, sino al mismo presidente estadounidense, Gerald Ford —quien había llegado a la Casa Blanca tras la renuncia de Richard Nixon por el caso Watergate.

Su caballito de batalla era que el Canal era ‘propiedad de Estados Unidos y que así debía permanecer'

El ex actor de Hollywood y dos veces gobernador de California (1967-1971) lanzó fuertes críticas a su oponente por continuar las negociaciones que había iniciado Nixon con la firma , en 1974, de un acuerdo de principios (el acuerdo Tack-Kissinger) que establecía que Estados Unidos abandonaría su reclamo de los derechos de perpetuidad sobre la Zona del Canal.

El acuerdo, que incluía ocho puntos sobre los cuales se sentarían las futuras negociaciones para un nuevo tratado, también planteaba que Panamá recuperara la Zona del Canal y que, en treinta años o quizás menos, asumiera e control sobre la operación del canal.

LA CAMPAÑA

‘Ford está jugando con los intereses nacionales. Yo prometo que si soy elegido mantendré el control de Estados Unidos sobre la Zona del Canal', repetía Reagan en ciudades y pueblos de los cincuenta estados durante los primeros meses de 1976.

‘Si yo fuera presidente protegería nuestros intereses en Panamá de la misma forma como lo haría con Alaska', decía, haciendo ver al electorado estadounidense que la Zona del Canal de Panamá era territorio soberano de Estados Unidos, ‘lo mismo que Texas y algunos estados sureños, tras el Gadsden y el Louisiana Purchase'.

Cuando un periodista le preguntó si estaría dispuesto a ir a una guerra para mantener el canal en manos estadounidenses, Reagan contestó: ‘Yo no creo que ningún presidente podría decir que no'.

‘No se puede confiar el control del canal a un país con una larga historia de inestabilidad política', decía Reagan, quien en más de una ocasión hizo alusión a la amistad de Omar Torrijos con el presidente cubano Fidel Castro.

‘No es una cuestión de Estados Unidos contra Panamá, sino de Estados Unidos contra la Unión Soviética', decía.

La campaña de Reagan fue respaldada por amplios sectores del pueblo norteamericano, entre ellos grupos cabilderos de la extrema derecha como el Liberty Lobby, el Birch Society, las Hijas de la Revolución Americana y varias organizaciones de veteranos.

La sociedad Birch llegó a distribuir miles de calcomanías ( bumpers stickers ) que decían ‘No entreguen nuestro canal a Panamá, entreguen a Kissinger'.

A pesar del relativo éxito, su campaña de medias verdades y aseveraciones simplistas lo hicieron objeto de burla de los sectores centristas y liberales del electorado estadounidense

El millonario político también republicano Nelson Rockefeller llegó incluso a desmentirlo en la televisión, alegando que ‘el señor Reagan está diciendo cosas que no son verdad. Nosotros no tenemos derechos soberanos sobre Panamá'.

Sin embargo, el discurso del candidato llegó a calar en sectores importantes de la población en un momento en que el pueblo estadounidense todavía no se recuperaba de la derrota sufrida en Vietnam y era agobiado por la idea de que perdía su posición como ‘primera potencia mundial'.

La campaña de Ronald Reagan pudo haber sido subestimada por algunos sectores sin embargo, esto no fue impedimento para que llegara hasta el final de la carrera y amenazara la posición de Ford en la misma convención del partido, celebrada en el mes de agosto en Kansas City, Missouri, en la que obtuvo el 46% de los votos.

FORD, ENEMIGO DE JOHNSON

Lo curioso es que la posición que asumía Ford en relación a Panamá como presidente era muy diferente de la que mantuvo en 1967, cuando el presidente Lyndon Johnson intentaba una negociación anterior con Panamá, forzado por el escándalo internacional de los hechos del 9 de enero de 1964.

Como senador, Ford había entonces criticado duramente las negociaciones, esgrimiendo argumentos parecidos a los que ahora usaba Reagan.

En 1976, en cambio, como presidente defendía que ‘la mejor manera de preservar el interés en la Zona del Canal era un nuevo tratado con Panamá'.

‘Si nos mantenemos como estamos Panamá se convertirá en otro Vietnam', decía Ford.

LA POSICIÓN DE CARTER

Otro dato que resulta curioso a la luz de la historia de aquella campaña presidencial de 1976 es que el candidato por el partido demócrata, Jimmy Carter, tampoco se atreviera a asumir una postura demasiado generosa en relación con el Canal y por el contrario, hiciera ver al electorado que ‘comprendía la importancia de retener los derechos de Estados Unidos sobre el Canal'.

En un debate televisado realizado al calor de la campaña en el mes de octubre de ese año, Carter, preguntado sobre el tema del Canal, dijo que ‘nunca cedería el completo control del canal a los panameños'.

‘Yo estaría anuente a seguir adelante con las negociaciones. Tal vez permitiría que Panamá asumiera más responsabilidades en su manejo o estaría dispuesto a subir los peajes o hasta a disminuir nuestra presencia militar, pero nunca renunciaría a seguir manteniendo nuestra presencia e inherencia ni ahora ni en el futuro previsible'.

Sin embargo, pocas semanas después de ser electo presidente, las posiciones de Carter con respecto al canal empezaron a cambiar, algunos alegan que bajo la asesoría de sus más cercanos colaboradores, Sol Linowitz y el Secretario de Estado Cyrus Vance.

Ambos estaban conscientes de la importancia de negociar un nuevo tratado con Panama.

¿Justicia? ¿Realismo?

Al parecer Carter entendió claramente la diferencia entre ser candidato y ser presidente, algo que quedó demostrado en febrero de este año, en un reporte del diario Atlanta Journal-Constitution .

Al ser preguntado por las opciones presidenciales de Donald Trump, Carter comentó que tenía la sensación de que su candidatura se iría desvaneciendo a medida que prosiguiera la campaña.

‘Cuando la gente esté frente a la mesa de votación, pensará con más cautela sobre el tipo de persona que quiere al frente del país durante los próximos cuatro u ocho años, y tendrá una opinión diferente', dijo Carter.

Pero, poco después añadió: ‘sin embargo, prefiero a Trump que a Ted Cruz'.

¿Y eso por qué?, le preguntó el periodista.

‘Creo que si fuera republicano elegiría a Trump, porque ha probado ser completamente moldeable', respondió el expresidente.

‘No tiene ninguna posición definida ni final sobre nada', dijo

‘Cruz, en cambio, tiene ideas de derecha extrema que perseguiría si fuera presidente. Supongo que este es el momento en que me tocaba decir algo ingenioso. No tengo más nada que agregar al respecto'.