03 de Dic de 2021

Opinión

La 'burguesía burocrática' y las entelequias políticas.

en el último tercio del siglo XX, el mundo dio un vuelco ideológico y se empodera del mismo el neoliberalismo con todo su instrumental cultural, político y económico

Desde mediados del siglo decimonono (Tratado Mallarino-Bidlack, 1846) y de nuestra unión a Colombia, como resultado de la separación del yugo español: y mucho más diáfano en el siglo pasado, desde los prolegómenos de la independencia de Panamá de Colombia en noviembre de 1903 , el pueblo panameño y sus vanguardias políticas pudieron identificar la contradicción fundamental, esto es, Nación versus imperialismo y pueblo contra la oligarquía.

Sin embargo, en el último tercio del siglo XX, el mundo dio un vuelco ideológico y se empodera del mismo el neoliberalismo con todo su instrumental cultural, político y económico, barriendo a su paso el pensamiento social e imponiendo la ideología del individualismo, egoísmo y la exclusión.

En Panamá, el fenómeno llegó acompañado de la invasión militar estadounidense y la restauración en el poder de la plutocracia neoliberal y corrupta. Previo a estos hechos, en 1983, la alianza militar-oligárquica, había creado las condiciones institucionales para el asalto al poder (Acto Constitucional de reforma de la Constitución de 1972), despojando el "Poder Popular"(Asamblea Nacional de Representantes de Corregimientos) de sus facultades constitucionales y convirtiendo la institución, en estructuras clientelares atomizadas de 680 feudos del cohecho (Juntas Comunales) al servicio de la plutocracia.

Adicionalmente, las organizaciones sociales de estudiantes, mujeres, profesionales y trabajadores fueron, unas destruidas o desmanteladas totalmente y, otras, cooptadas o 'lumpenizadas". Pero, como "el poder absoluto, corrompe absolutamente", solo bastaron treinta y dos (32) años para que la democracia de fachada o gobierno de la plutocracia instaurada fuera dominada por la pandilla de los "nuevos ricos" o por quienes "entraron limpios -al gobierno- y salieron millonarios", grupos e individuos surgidos al rescoldo del Estado, quienes evolucionaron a burguesía burocrática dominante, caracterizada por amasar grandes fortunas -"de la noche a la mañana"- y mediante sórdidas alianzas con empresas nacionales y transnacionales e incluso con el crimen organizado.

Contrario al criterio de los voceros oficiales y oficiosos del autoritarismo del triunvero, saltimbanqui político o emperador del taburete; quienes circunscriben la gravedad por la que atravieza el sistema político actual, a los estragos causados por la pandemia del SARS-CoV-2 y la COVID-19 y, por otro lado, a la "negación" y a 'teorías de conspiración'. O, el argumento de los ideólogos de la seudodemocracia o democracia de fachada que vinculan la crisis, al supuesto "¿Fin de la democracia tradicional?"; pero, en realidad, el verdadero desfase corresponde al derrumbe -por la enorme carcoma política- de la "burguesía burocrática".

El término burguesía burocrática fue acuñado por Charles Betellheim en la década de 1970, para criticar el burocratismo del "PCUS, (Partido Comunista de la ex- Unión Soviética) interesado más en el dominio político, para por medio de la administración estatal, crear una burguesía burocrática"; paradójicamente, por el mismo tiempo lo puso en boga en Panamá, el "viejo bochevique", Rubén D. Sousa. "La esencia y existencia de esta clase burocrática se basa en el uso patrimonial de los recursos del Estado". La burguesía burocrática también vive de la intermediación financiera y comercial. La corrupción pública y el clientelismo político son sus principales herramientas.

Hoy, esta clase en Panamá ha entrado en una grave crisis política y con ella toda la República, porque aquella forma parte dominante de la administración pública. Llámese magistrados, ministros de Estado, altos mandos de la Fuerza Pública, Diputados y miembros de gobiernos locales, derivados-estos últimos- en verdaderos feudos corruptos y clientelares.

De suerte que, si ayer, la contradicción fundamental era la Nación versus imperialismo. Hoy, sin lugar a dudas, la contradicción fundamental radica entre la Nación vs Burguesía Burocrática y sus entelequias políticas.

¡Así de sencilla es la cosa!

El autor es abogado.