Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ganamos todos...

“Un político piensa en las próximas elecciones, un estadista piensa en las futuras generaciones”, Omar Torrijos, citando una frase de un...

“Un político piensa en las próximas elecciones, un estadista piensa en las futuras generaciones”, Omar Torrijos, citando una frase de un estadista de EEUU en la sesión especial de la OEA, el 7 de septiembre de 1977, con ocasión de la firma de los Tratados Torrijos-Carter?.

“General Omar Torrijos Herrera, Jefe del Gobierno de Panamá, Estimado General Torrijos: Hace unos breves momentos, el Senado de los Estados Unidos otorgó su consentimiento al segundo de los Tratados del Canal de Panamá que usted y yo firmamos en Washington en septiembre del año pasado.

La ratificación de los nuevos Tratados abrirá una nueva era en las relaciones de los Estados Unidos no solamente con Panamá, sino con todas las naciones del hemisferio. Trabajando conjuntamente con nuestras dos naciones pueden dar un ejemplo y estímulo a otros en las Américas y más allá para la cooperación internacional justa y constructiva en la consecución de metas comunes. Precisamente porque estos tratados son tan importantes para nuestros dos países, su negociación ha sido difícil y dilatada. El debate en nuestro Senado ha sido el más extenso jamás llevado a cabo para tratado alguno, en la historia de los Estados Unidos, y como sabe usted, este debate ha sido riguroso. Los Tratados han provocado temas difíciles y emotivos en nuestra nación, distintos al del Canal y de nuestros Tratados en Panamá”. (Carta del presidente de Estados Unidos al General Torrijos en la época del duro debate por la ratificación de los tratados en el Senado, que fueron mutilados con enmiendas).

Estos conceptos entre Omar y Carter nos dan a los panameños, la inmensa mayoría lejos absolutamente de lo que significaron las complejísimas situaciones de conflictos y luego las dramáticas negociaciones, con plebiscitos de por medio, alguna idea de lo que costó que el Canal sea hoy de Panamá, y tengamos la soberanía y jurisdicción plena. Frente a asuntos de tales dimensiones nacionales, que encabezó el mayor estadista panameño del s. XX, acompañado de un equipo civil de primer orden, y del respaldo de los militares de aquella generación, que servimos al lado de un patriota de dimensión mundial, que nos enorgulleció, no nos avergonzó; hoy debemos estar expectantes para observar si ante una tarea política interna de los hijos e hijas, de los nietos y nietas que heredamos el mayor partido de masas del país, si ante una pugna entre hermanos del mismo colectivo tricolor, no logremos construir la unidad necesaria para la tarea mayor, ganar las elecciones de mayo de 2009, que sólo se obtiene unidos.

Si esa tarea de unidad no se logra por vanidades y rencores, si no hay el nivel espiritual para el perdón y la sanación de las heridas, no seremos realmente “torrijistas”, dignos de Omar. Y los culpables serán los enterradores del PRD. Si los que se consideran “ganadores” se dedican sólo a seguir sus festejos, roncos de gritos eufóricos y burlándose de los “perdedores”, si el grupo de asesores y allegados a la persona elegida se dedica a abanicar rencores y señalar a “los que estaban en contra”, entonces no merecerán más gloria personal que ser autores del principio del fin del más heterogéneo colectivo del país, el mas pujante.

Hasta el próximo lunes.