Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Los retos de Balbina

Con un holgado triunfo sobre sus contrincantes, Balbina Herrera fue lanzada como candidata del Partido Revolucionario Democrático (PRD) ...

Con un holgado triunfo sobre sus contrincantes, Balbina Herrera fue lanzada como candidata del Partido Revolucionario Democrático (PRD) a la Presidencia de la República. Es la segunda vez que una mujer aspira al puesto político más elevado del país. En el pasado reciente el Partido Panameñista llevó a la Presidencia a Mireya Moscoso (1999-2004).

Balbina Herrera ha ocupado posiciones como alcaldesa de San Miguelito, diputada (1994-2004) y ministra de Vivienda (2004-2008). Trabajó estrechamente con el gobierno militar en la década de 1980, así como con los presidentes Pérez Balladares y Martín Torrijos en años posteriores. Durante su juventud fue leal al general Omar Torrijos y su política a favor de la soberanía nacional. En la actualidad, Balbina Herrera apoya las políticas neoliberales impulsadas por EEUU. A su favor, podría decirse que su discurso no recoge los aspectos más fundamentalistas de los neoliberales.

Herrera derrotó en las primarias del PRD al actual alcalde de la ciudad de Panamá, Juan Carlos Navarro, obteniendo el 48% de los votos emitidos. Navarro obtuvo el 38%. La primera tarea de Herrera será garantizar el apoyo de los sectores que favorecieron a Navarro. En segundo lugar, tiene que trabajar el voto de los independientes. La izquierda panameña se inclina por el voto en blanco. A su vez, la candidata del PRD tiene que abanicar la división que existe en la oposición tradicional que presenta dos candidatos para las elecciones de mayo de 2009.

Balbina Herrera tiene asegurado su triunfo si la oposición sigue dividida. Puede encontrar escollos si la oposición se pone de acuerdo y lleva un candidato único que saque cerca el 50% de los votos. También puede ocurrir que uno de los candidatos de la oposición pierda apoyo y Herrera no despierte entusiasmo, dándole al otro candidato oposicionista probabilidades de triunfo. Este último escenario se produjo en 1999 cuando Mireya Moscoso – una de los dos candidatos de la oposición — derrotó al PRD con el 42% de los votos.

Balbina Herrera cuenta con recursos significativos de importantes sectores de la banca y los grandes empresarios agrupados en torno al comercio marítimo internacional (puertos, Zona Libre de Colón, aseguradoras, buffet de abogados). Es probable que ese apoyo interesado continúe durante el resto de la campaña. La oposición, en cambio, tiene recursos relativamente menores, en gran parte, del capital comercial y productivo nacionales.

El PRD ha demostrado más capacidad que el Partido Panameñista en la administración de las políticas neoliberales favorables a los sectores más ricos del país. En su discurso de aceptación, Herrera reconoció su compromiso con este sector, pero agregó que tendría que prestarle más atención a los problemas sociales del país. Martín Torrijos y Pérez Balladares dijeron lo mismo antes de llegar al solio presidencial.

La administración de Martín Torrijos fracasó en su política social —educación, salud, seguridad social— y en su política exterior (ingerencia militarista de EEUU). La política económica actual enriquece más a los ricos y genera más pobreza. En lo relacionado con el Canal de Panamá, éste sigue siendo un recurso ajeno al desarrollo del país. Le tocaría a Balbina Herrera enfrentar estos retos.