Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Sobre el término “género”

La Iglesia Católica ha cuestionado el uso de la “ideología de género” en la propuesta de currículum del Ministerio de Educación, porque ...

La Iglesia Católica ha cuestionado el uso de la “ideología de género” en la propuesta de currículum del Ministerio de Educación, porque en su opinión “promueve libertades peligrosas”.

Pero para la Iglesia hasta la misma palabra “sexo” tiene connotaciones de pecado, por lo que es de rigor diferenciar entre “sexo” y “género”.

“Sexo” es la palabra que hace alusión a las diferencias biológicas relacionadas con los órganos reproductivos y otros rasgos físicos y fisiológicos entre los seres humanos y distingue entre machos y hembras de la especie humana. “Género”, por el contrario, se refiere a las características que socialmente se atribuyen a las personas de uno y otro sexo.

Uno de los primeros científicos en hacer la distinción entre “sexo” y “género” fue Robert Stoller, quien realizó el estudio de un niño al que por accidente se le amputó el pene. Los médicos y su familia consideraron que era preferible que el niño fuera considerado una “mujer” y no un hombre mutilado, así que fue socializado como niña y nadie —ni él mismo—, conocía su identidad sexual original.

Cuando el chico llegó a la pubertad, se le hizo un tratamiento médico para mantenerlo con su identidad de mujer. Es una mujer en todos los sentidos; y aunque no pudo engendrar, hay también muchas mujeres que nacieron con genitales femeninos y son estériles.

Este y otros casos estudiados hicieron suponer a Stoller que lo determinante en la identidad sexual no es el sexo biológico, sino el hecho de ser socializado o socializada como perteneciente a uno u otro sexo.

Stoller concluyó, entonces, que la asignación del rol es más determinante en la consolidación de la identidad sexual que la carga genética, hormonal y biológica.

A la identidad asignada Stoller le llamó “identidad de género”, para diferenciarla de la “identidad sexual”, basada en el sexo biológico de nacimiento.

La “perspectiva de género” —no es una ideología—, es un enfoque que incluye los intereses, derechos, necesidades, realidades y puntos de vista de mujeres y hombres en todos los aspectos, tomando en consideración la diversidad en los modos en que se presentan las relaciones de género en la sociedad, con miras a modificar políticas, planes o programas a partir de renovados contenidos de socialización.

El Diccionario de la Real Academia Española tiene unas nueve acepciones de la palabra “género”, ninguna de las cuales promueve “libertades peligrosas”.

Además, no se puede concebir una libertad “peligrosa”, “ seguramente la referencia era a “libertinaje” y no a “libertad”.

Y la educación sexual está diseñada precisamente para propiciar la responsabilidad familiar y no el libertinaje.