Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

‘Política a lo panameño’

La política nacional todos aceptamos que tiene que elevar su nivel. Hacerse más seria, ideológica y programática. Que la sola publicidad...

La política nacional todos aceptamos que tiene que elevar su nivel. Hacerse más seria, ideológica y programática. Que la sola publicidad, los “slogans” y promesas, insultos y bochinches deben superarse.

Los miembros de los partidos basados en las experiencias y fundamentos se expresan al margen de los proyectadores de imágenes, de ¿estrategas? internacionales, o genios improvisadores. Los éxitos históricos panameñistas vienen de los independientes que han aceptado la credibilidad de sus trayectorias de acciones coherentes con sus métodos y sus principios. El método panameñistas es “Unión, Acción, Revolución”.

Hay que actuar sin sectarismo y con liderazgo, ejecutivo y firme. Con una ideología clara de nacionalismo, democracia, desarrollo y justicia social. Que sea una unión programática con el pueblo, los independientes, sus organizaciones populares y sus banderas. Con una definición de trabajar “para los más humildes”, y con la participación de inversionistas y empresarios, pero para cumplir su función social encaminados a la producción, a crear empleos y a compartir los beneficios de nuestra posición geográfica con todos.

Que nacionalismo es exigir la no militarización del Canal por USA. La absoluta soberanía económica del Canal —1964— con peajes a nuestra decisión, contar en balboas, respetar el idioma. Y no los tratados entreguistas PRD que permiten intervenciones de USA y no poder controlar los peajes del Canal. Que la ampliación del Canal sea pagada por lo usuarios y para beneficio de los panameños y no con más endeudamiento.

Que democracia es respeto al voto popular, no utilizar los fondos del Estado en campañas electorales —Endara—, desmilitarizar el país. Y no la dictadura del PRD por 21 años y mantenida con el 11 en su bandera y ahora con nuevas leyes dictatoriales. No decir una cosa y hacer otra, como el PRD. Decirse de izquierda y actuar como derecha. Estar con Cuba y actuar a favor de USA. Decir que está con los trabajadores y asesinarlos. Decir que está con el pueblo y elevar el costo de la vida sin control de precios. Decir que no apoya a los maleantes y permite la impunidad de la corrupción. Decir que está con la educación y permite los robos abiertos de los presupuestos de las escuelas. Hablar de salud e intoxicar a la población. Hablar de justicia y nombrar funcionarios parcializados. Hablar de austeridad y gastar millones en elecciones.

Los panameñistas de la calle promueven decisiones verticales, con programas consultados con los gremios e independientes. Congelación de precios. Que las inversiones generen empleos. Que las empresas actúen con responsabilidad social. Que se inicien las gestiones para una real soberanía y neutralidad del Canal. Que se modernice el país con una Constituyente. Que la educación y los empleos controlen la violencia y la inseguridad.

Que se intervengan las empresas de energía para reducir los precios. No permitir privatizaciones de áreas sociales. Justicia efectiva con sanciones reales, sin impunidad. Tecnificar y despolitizar las instituciones estatales. La unidad programática con los grupos populares debe ser el eje de la unidad del pueblo y de la oposición. Los factores de personalidad, intereses individuales o grupales tienen que ser superados para dar paso a la unidad nacional con apoyo popular. Ese es el pensamiento y mandato de las bases partidarias. “Vox populi”. El país así lo exige, para un Panamá Mejor.