Temas Especiales

04 de Jul de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Presidentes, no mandatarios

Cuan desastroso y doloroso es el observar al presidente o presidenta de una nación tener al 100% el título o investidura de presidente (...

Cuan desastroso y doloroso es el observar al presidente o presidenta de una nación tener al 100% el título o investidura de presidente (a), pero al mismo tiempo con un sólo 2.8% el título de mandatario.

Distinguidos lectores, es muy triste y amargo reconocer que en nuestro país se vive esto, pues algunos renombrados empresarios y otros que son hacendados del terror son aquellos que por décadas están pagando campañas políticas, pero a costo de algo, cuando esto no debe suceder, ya que estos compromisos en su mayoría para nada ayudan al verdadero crecimiento de todas y todos, sino de algunos pocos; por esto una minoría en nuestra nación panameña vive como si estuviese en Suiza y la gran mayoría como si vivieran en Etiopía.

En Panamá ha corrido muchísimo dinero por debajo de la mesa que si no hubiera sido así los panameños tendríamos como salario mínimo 900 ó 750 dólares al mes y no existieran más del 2% de pandillas, un más del 2% de orates, un 8% de desprotegidos, descamisados y hambrientos, los cuales el hoy por hoy son muchísimos.

Como especialista en conductas humanas, reconozco que la política es el arte de gobernar, pero de gobernar bien y al 100%. Pero los politiqueros han destruido y distorsionado esto y por no poder ser mandatarios, el país se parece al pasaje bíblico del rico y Lázaro; y al gran y vergonzoso ejemplo vivo que veo todos los días, el de la Zona Libre de Colón y la fea, sufrida, abandonada y pobre ciudad de Colón que a diario agoniza más y más. Ya es hora de que exista un candidato presidencial que cuando llegue al puesto no le deba a nadie y que pueda ser al 100% presidente (a) y mandatario (a).

Si sigue esta mala manera de hacer política vamos a desaparecer, porque todos los males habidos y por haber están empañando nuestra sociedad y los mismos se están paseando con la muerte y la maldición a diario.