Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cinta Rosada y solidaridad

Nuevamente los treinta días del mes de octubre nos envuelven en el desarrollo de la Campaña de la Cinta Rosada, como parte del movimient...

Nuevamente los treinta días del mes de octubre nos envuelven en el desarrollo de la Campaña de la Cinta Rosada, como parte del movimiento mundial que desde hace varios años se lleva adelante para prevenir el cáncer de mama.

A nivel local, el Despacho de la Primera Dama de la República impulsa esta loable actividad y ha logrado la sensibilización en las diferentes instituciones gubernamentales, algunas empresas privadas y otras organizaciones de la sociedad civil.

Desde nuestra posición de presidente del primer Órgano del Estado y a nivel personal, coincidimos totalmente con los objetivos de esta campaña, que este año tiene como lema: “Ganémosle la batalla al cáncer de mama, el auto examen es tu mejor defensa”.

De allí que a través de la Asociación de Cónyuges de Diputados y Diputadas la República de Panamá y el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo Laboral de la Asamblea Nacional, iniciamos, desde ayer 1 de octubre, una serie de actividades para contribuir con tan loable propósito.

La evolución del cáncer, enfermedad reconocida como la enemiga silenciosa, capaz de apagar vidas desde las etapas más tiernas hasta la vejez, depende en gran medida de las propias personas, a través de la prevención.

Si bien es cierto que cuando entra en el cuerpo es prácticamente irreversible, se le puede contrarrestar y curar a través de los tratamientos y medicación, además de la propia actitud del afectado.

Necesitamos de la colaboración de toda la sociedad y para ello existe la capacitación, el acceso a la información y, especialmente actualizarse permanentemente para prevenir.

Hay recursos que están a la mano, como en este caso el examen manual que se hace la propia mujer y sin que haya una erogación, además que lo practica con la frecuencia que requiera para sentirse segura.

Aunque se ha escogido el mes de octubre para enfatizar en el tema, desde nuestra perspectiva de hijo, nieto, esposo, hermano, padre y miembro de una sociedad, mantenemos la solidaridad permanente y cada vez que está al alcance, también colaboramos en la sensibilización, porque estamos conscientes y eso se ha demostrado, que la cura y/o rehabilitación de la mujer con este tipo de padecimientos, depende en gran medida del apoyo que reciba de su entorno, el cual muchas veces está simbolizado en su pareja.

Se trata de un mensaje permanente, y por ello necesitamos tener presente la importancia de cuidar a las mujeres, toda vez que de esa manera podremos contribuir a minimizar las estadísticas de muerte por efectos de esta enfermedad.

Sumémonos hoy y permanezcamos todo el año en esta campaña y con esos objetivos para lograr una sociedad femenina sana, la que, a su vez, se pueda unir a nosotros para llevar adelante a la Nación panameña.

Aprovechemos la ocasión de esta actividad del mes de octubre para conocer más acerca del cáncer de mama y de otros tipos, de tal manera de participar activamente en los procesos para contrarrestar los efectos del mal.

La docencia es fundamental en todos los niveles en los que nos desenvolvemos, como la opción más efectiva para llegar a ese público que requiere de la orientación óptima para estar atenta ante cualquier eventualidad.