Temas Especiales

24 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Pretensiones presidenciales

“Pretender” es un verbo despectivo, sugiere en la mayoría de los casos un deseo inmerecido y alimentado por un complejo de soberbia mal ...

“Pretender” es un verbo despectivo, sugiere en la mayoría de los casos un deseo inmerecido y alimentado por un complejo de soberbia mal intencionado, para obtener aceptación o jerarquía.

Tenemos tres pretendientes a la Presidencia del país, todos, según ellos mismos, son lo mejor que nos pudiera pasar, tienen la solución para todos los problemas que hemos vivido desde siempre, desde que sus antecesores pretendieron lo mismo.

Pretenden resolver la salud y acaso saben ¿cuántos doctores trabajan en Panamá?, ¿cuántos debieron jubilarse o están próximos a hacerlo?, ¿cuántos están por graduarse o terminar su internado?, ¿cuántos están en el interior y cuántos en la capital?, ¿cuántos son de tal o tal otra especialidad?, ¿cuántos son buenos y cuántos están acusados de malas prácticas?, ¿sabrán? En cuanto al apoyo de enfermeras y auxiliares? ¿saben cuántas enfermeras tenemos? Y las mismas preguntas sobre los médicos.

Nada? ellos sólo caminan, le estrechan las manos a algunos desconocidos, cargan y besan a algunos chiquillos y se sienten solidarios con el dolor inmediato que será esterilizado prontamente con algún alcohol desinfectante en cuanto termine su actuación populachera? tan llena de “humildad” fingida como sus muestras solidarias a la gente que de una forma u otra desprecian por no haber podido llegar a donde ellos llegaron. Dicen que la peor cuña es la del mismo palo, por eso si entre los pretendientes tienes alguien que supuestamente viene de los mismos niveles bajos y pretende gobernar, será más malvada que los de otra esferas? eso se llama canibalismo natural por las raíces traumáticas de su infancia inadaptada. Hay dos entre muchos ejemplos que son muy reveladores, Hitler hace mucho y muy lejos y otro cerquita y reciente? Noriega.

Pretenden resolver la Educación? Lo primero que hay que hacer es convertir 23 grupos educadores dirigentes en uno solo, que represente el sentido de la educación que necesita el país y no el dinero que desean seguir estafando los “maestros” y “profesores” en detrimento de los educandos y buenos maestros y profesores. Si existen personajes terroristas en este país son los malos educadores y los peseteros doctores, ambos tienen la salud y la educación privatizada, porque para poder rehuir su maldad hay que pagar por fuera tanto en escolaridad como en salud.

Y además un grupo de médicos sale con una demagogia de que quiere evitar la privatización, cuando tienen años de mantenerla a expensas del Seguro Social y la medicina pública obligando disimuladamente a la gente para que se atienda en sus clínicas privadas. Son sanguijuelas.

Me ha revuelto el estómago tanta porquería académica e hipócrita entre codiciosos y malos doctores y mal educados educadores? ojalá cayera una epidemia a los negligentes y oportunistas para recogerlos con pala y tirarlos en Cerro Patacón y quemarlos con su maldad.