Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El fantasma de la recesión

Bien dice el dicho “todos sabemos cómo comienzan las cosas, pero nunca cómo acaban”. Todos conocemos el origen de los miedos que recorre...

Bien dice el dicho “todos sabemos cómo comienzan las cosas, pero nunca cómo acaban”. Todos conocemos el origen de los miedos que recorren las espinas dorsales de las economías del mundo, infectándolas de la crisis financiera generada en Wall Street en los Estados Unidos y que pese a los esfuerzos del gobierno de ese país por insuflar confianza, inyectándole cifras nunca antes vista, la fiebre continua y amenaza con barrer economías de los países emergentes y subdesarrollados.

Ese es el panorama con el que vivimos hoy. La amenaza latente de quedar en la indigencia, debido a hombres de gris, sin rostro, que se la jugaban cada día en ese enorme casino llamado Wall Street, sin regulación alguna ni vigilancia que los atajara antes de la debacle.

Y todo empezó con la crisis de las hipotecas sub-prime en los Estados Unidos, que es la que ha desembocado en la crisis financiera actual.

Ahora lo que interesa es la situación financiera de nuestro país. Escuché a uno de nuestros ilustres funcionarios estatales decir que no sufriremos gran cosa. Otro funcionario bancario de la misma laya decía que nuestro centro bancario está más sólido que la quijada de arriba. Que la banca es regulada y que están obligados a tener al menos un 30% de liquidez y que actualmente el sistema registra entre un 59 a 60%. Que tenemos unos 25 mil millones de dólares en depósitos y otros en 30 mil millones en préstamos de calidad, que en total suman unos 70 mil millones de dólares en los 120 bancos que configuran nuestro centro financiero y por ello, no sufriremos descalabro alguno.

Pero sucede que los panameños somos desconfiados y mucho más con los funcionarios del patio que han demostrado facilidad increíble para mentirnos. Quizás el centro bancario no sufra grandes pérdidas, pero de que el país no sufra los embates de esta quiebra mundial... lo dudo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula ahora que la economía global perderá un terreno considerable, llegando al 3.9% este año. Y el próximo apenas llegará al 3%, su peor actuación desde el 2002.

¿Qué pasará con la carga que pasa por el Canal; menos turistas de los Estados Unidos. Nuestro mayor y mejor mercado es USA, que reflejará menos compras a las exportaciones panameñas; en qué quedarán las inversiones en bienes raíces del famoso boom inmobiliarios que se ve a lo largo y ancho del país?

¿Y qué decir de las inversiones de USA. Y si a eso le anotamos las otras economías globales como Japón, China, India, Taiwán, Inglaterra, España y otros de la Unión Europea, que compran productos agrícolas y marinos, que de seguro se irán a la baja?...es por ello que no les creo esas sonrisas maquilladas de nuestros hombres de gris... tratando de tapar el sol con la mano... sólo nos resta esperar y ver cuánto afectará al país y a cada uno de los mortales panameños...!