Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Oratoria, un arte de excelencia

Con mucha emoción recuerdo que crecí apreciando y disfrutando los grandes concursos de oratoria que patrocinaba la Caja de Ahorros. Cada...

Con mucha emoción recuerdo que crecí apreciando y disfrutando los grandes concursos de oratoria que patrocinaba la Caja de Ahorros. Cada final de este certamen lo esperaba ansioso y compartía, creo, las mismas emociones que los concursantes, pues para mí fue siempre un evento que marcó mi vida, toda vez que sentía, desde mi niñez, el deseo ferviente de ser, algún día, también un orador y partícipe de este magnífico concurso.

Los primeros pasos en ese campo los di en cuarto grado, en la Escuela de Lechoza, de Finca Jocote, en las Bananeras de Puerto Armuelles, gracias a mi extraordinario maestro y amigo, César Augusto de León, que me enseñó el arte de hablar en público. Siguió una serie de certámenes a nivel de escuela primaria, en la secundaria de Finca Blanco, el Centro Regional Universitario de Chiriquí, la Universidad de Panamá y algunas universidades en los Estados Unidos.

Investigando descubro que la idea de este evento fue ocurrencia del destacado escritor panameño Juan Carlos Voloj Pereira (q.e.p.d.), cuando en 1965, presentó a don Guillermo de Roux, gerente general de la Caja de Ahorros, su “Plan de Ahorros”, que era un plan completo para promover el ahorro en todo el país, que incluía, entre otras cosas, el desarrollo de un evento intelectual-cultural que tuviera el sello de esta entidad bancaria. Así se instituyó el Concurso Intercolegial de Oratoria de la Caja de Ahorros.

En 1970 cuando inició el programa de ahorro escolar en todo el país, también se realiza el primer concurso de oratoria, saliendo como ganador Jorge I. Pérez, del Primer Ciclo de Monagrillo, provincia de Herrera. Luego vinieron muchas otras versiones de este concurso, que cada año cobraba mayor popularidad y la calidad de los disertadores era envidiable.

Cabe resaltar que varios de los estudiantes, que si bien no ganaron un concurso nacional, tuvieron una destacada participación en las finales, en los encuentros provinciales y en sus colegios, y fueron igualmente sobresalientes. Así podemos mencionar el nombre de Justo Fidel Palacios (q.e.p.d.), extraordinario periodista y abogado, que llegó a ser ministro de Gobierno y Justicia. Por allí también se destaca el nombre de Juan José Carcache, reconocido jurista panameño; Javier Livy, laureado profesor de Español; Olvenis Aguirre, ingeniero de la empresa Cable & Wireless; Hugo Enrique Famanía, destacado periodista y relacionista público; Julio Miller, excelente periodista y abogado; Justino González, periodista y abogado; Julio Alfaro, periodista y relacionista público.

En lo personal, tuve la oportunidad de participar en los concursos provinciales en Chiriquí, donde hice muy buenas amistades y conocí la dedicación de educadores y funcionarios de la Caja de Ahorros para lograr el éxito de estos eventos.

Fue una tristeza saber que esta iniciativa llegó a su fin concluyendo la década del 90, sin embargo, hoy, es motivo de orgullo saber que la empresa telefónica Cable & Wireless Panamá retomó el programa, lo adoptó a su propio estilo y este año, por cuarta ocasión en forma consecutiva, celebra su concurso con una cifra record de participación estudiantil y promete ser un evento de gran impacto nacional que tendrá una exposición masiva sin precedentes en los medios de comunicación social.