Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Fondos de pensión

La sabiduría popular nos enseña que cuando ves la barda de tu vecino arder; pon la tuya en remojo. Los recientes desplomes financieros d...

La sabiduría popular nos enseña que cuando ves la barda de tu vecino arder; pon la tuya en remojo. Los recientes desplomes financieros de la banca internacional, han sido un llamado desesperado por asegurar recursos, que de ninguna forma pueden correr la suerte de desaparecer.

Tal es el caso de Argentina, donde la presidenta Cristina Fernández anunció la estatización de los fondos de pensión que están en manos privadas. Aunque la noticia no fue tomada de buena forma por quienes allá y aquí en nuestro país hablan de seguridad jurídica para la inversión. Lo cierto es que cuando estos quiebran, suelen esfumarse y evadir su responsabilidad, dejando desamparado a todos sus cuentahabientes.

La decisión argentina debe ser emulada por su similar en Panamá; pues mantenemos millones de dólares en fondos de pensión de educadores, puesto en manos privadas, lo que se constituye en un riesgo permanente y latente. El aporte que se hace a este sistema es sustancial y obligatorio y lo peor es que cuando se llega el tiempo de acogerse al mismo, los beneficiados no son sujeto de crédito en la banca privada, porque estos no confían en la sostenibilidad del sistema ni en su capacidad financiera, creando mucha incertidumbre. Estos fondos deben ser estatales y conservarse en lugares seguros sin riesgos; no deben ser puestos en manos de terceros, cuyo afán por lucrar se convierte en una tentación peligrosa.

Ojalá nos miremos en el espejo argentino y se tomen medidas para salvaguardar el futuro de cientos de panameños que preferimos “pájaro en manos que mil volando”; porque en el pasado se dio la quiebra de bancos como BANAICO, Estrella Mar y otros que dejaron un sabor amargo a cientos de ciudadanos, cuyo único delito fue confiar en el sistema.

Creo firmemente que estamos a tiempo de evitar una situación que después podemos todos lamentar y lo peor es que ya algunos de estos organismos han expresado que los fondos han empezado a dar rendimientos negativos.