Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Medios: entre improvisación y mediocridad

Durante la elección para presidente en EUA las principales televisoras del país enviaron periodistas a darle cobertura a un evento tradi...

Durante la elección para presidente en EUA las principales televisoras del país enviaron periodistas a darle cobertura a un evento tradicional e histórico por la calidad de los protagonistas y por tener un aspirante de raza afroamericana.

Todos los despachos noticiosos estuvieron rodeados de una mediocridad manifiesta. Ambos reporteros locales enviaban sus despachos sin contenido, triviales, rayando en la vanidad y hasta la exageración por la abundante comida y lo interesante de los almacenes. Nunca se preocuparon por aprender a vuelo de pájaro a través de la Internet, como es la idiosincrasia de los estadounidenses, su economía que en estos momentos pasa por una grave crisis y qué estaba en juego entre republicanos y demócratas.

Cuando miraba la televisión o escuchaba la radio a estos enviados especiales con una pobre dicción, un mal manejo de la política electoral de EUA y la incapacidad de no poder sostener un comentario más allá de cinco minutos, dije “qué falta hace la gente buena en todo el sentido de la palabra”, la que nos enseñó está profesión tan digna que es el periodismo y la locución.

Resalto la falta de un Arquímedes “Fat” Fernández, Agustín “Tino” Betancourt, Jorge Carrasco, Carlos Reyan, Jorge Rodríguez Auerbach, Luis Alberto Carrizo, Adolfo Legendre, Luis Alberto De León, Lorenzo Sánchez Galán, Manuel Santamaría Llamas, José Dalay “Pepe” Zamora, y otros que se me escapan de la memoria y que han partido de esta vida terrenal.

Estos profesionales desaparecidos, la mayoría empíricos, algunos autodidactas, pero se preocupaban por aprender y hacerlo bien ante los oyentes y televidentes, para ellos la improvisación era su mejor carta de presentación. Ante el micrófono no había en esos tiempos espacio para la mediocridad. O eras excelente o simplemente no figurabas en las páginas amarillas.

Aún están con nosotros José Montano, Mario Velásquez, Danilo Caballero, Guillermo Rodolfo Valdés, José Hernández, Erich Rodríguez Auerbach, Héctor González Araúz, Víctor Acosta, Leeroy Kitson Hubbard Joseph, Víctor Raúl Vásquez, Vladimir Hernández, René Rizcalla, José Tam Cianca, Celso Elías Barb Caballero, Hugo Famanía y Heriberto Caballero, entre otros. Ejemplos de profesionalismo y que todavía dignifican la profesión.

He tomado los nombres de los periodistas y locutores fallecidos, y de algunos que están con nosotros como ejemplo, para indicar que ellos en su mayoría por ser empíricos se preparaban, porque se respetaban, sabían que si fracasaban no había cabida en otro medio. Ellos respetaban lo único que tenían: su buen nombre.

Los profesionales de la radio y la televisión de este tiempo no se preocupan por la pronunciación clara de las palabras. Que los demás puedan oír y distinguir bien todo lo que dicen. No piensan que si fracasan el oyente o televidente dice en tono despectivo, “eso es lo que produce la universidad, válgame Dios”.

Este espacio lo he utilizado para llamar la atención de lo que dirigen los medios de comunicación (radio y televisión), para que preparen a los periodistas sobre los eventos internacionales que cubrirán para que lo hagan mejor en otra ocasión.

Recuerden que con la mediocridad pierde el medio, porque no tuvo una cobertura relevante; el periodista, porque no se preparó; y el oyente y televidente, porque no recibió a lo que tiene derecho que es la información completa y de calidad.

-El autor es periodista.dmorales@gmail.com