Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Encuestas preelectorales

Con la publicación de la última encuesta preelectoral realizada por la empresa IPSOS se ha generado toda clase de comentarios sobre la v...

Con la publicación de la última encuesta preelectoral realizada por la empresa IPSOS se ha generado toda clase de comentarios sobre la veracidad de estos datos y la importancia de los mismos. Es importante destacar que la función de estas encuestas es servir de información para la toma de decisiones de las diferentes campañas y brindar al electorado una panorámica general sobre el estado de ánimo de los votantes. Hay que evitar caer en la tentación de creer que una encuesta preelectoral es un “pronóstico” de lo que va a pasar en el futuro, porque hay muchas razones para afirmar que ellas no tienen por qué ser un instrumento para hacer conjeturas futuristas, ni adivinar con sus resultados el desarrollo del próximo torneo electoral.

Los resultados de la encuesta de IPSOS indican, con respecto a las preferencias electorales presidenciales, que Ricardo Martinelli obtendría un 36%; Balbina Herrera, 32%; Juan C. Varela, 13%; y Guillermo Endara, 1%, si las elecciones fueran hoy. Estos datos no quieren decir que Martinelli va a ganar las elecciones. Esta encuesta preelectoral refleja el estado de ánimo de los entrevistados y el conocimiento que se tiene de los candidatos y las campañas en el momento en que se realizó la misma, es en términos prácticos como un “corte de caja”. Este ánimo y sobre todo el conocimiento de los aspirantes se va moviendo conforme se acerca la elección, esa condición se intensifica en el último tramo de la contienda, lo cual ocasiona que se modifiquen las preferencias electorales.

Los resultados de las encuestas van variando, porque los candidatos y los partidos políticos, al conocer y estudiar los resultados de una encuesta realizan todo lo que está a su alcance para modificar esa tendencia, ya sea para revertir la ventaja o para incrementarla. Realizan cambios en sus discursos, intensifican sus anuncios en los medios o incluso modifican las estructuras de sus equipos de trabajo. Nunca se conforman ni se quedan estáticos con el resultado que arrojó la encuesta, algunos tienen más éxito que otros y logran modificar esa tendencia. No obstante, muy pocos ignoran los resultados de los estudios y siguen cometiendo los mismos errores.

En la actual campaña, Martinelli ha logrado desarrollar una estrategia que le ha permitido desplazar, por lo menos temporalmente, a Varela, como líder de la oposición y colocarse en el primer lugar de las preferencias electorales. Todavía queda un largo camino por recorrer y su campaña debe hacer esfuerzos mayores para mantener la ventaja que tiene.

La candidata del PRD, está en un segundo lugar muy cerca de Martinelli, pero con un partido que aún no demuestra su pujanza y está sometido a pugnas internas que tienden a inmovilizarlo, pero aún tiene tiempo de hacer los ajustes necesarios. Los estudios demuestran que la fuerza del PRD es mayor en la medida en que se mantiene unido y motivado. Con la base de su partido Balbina tiene grandes posibilidades, haciendo los ajustes necesarios, de revertir los actuales resultados de las encuestas.

La campaña de Varela pasa por un proceso de identidad que afecta seriamente su futuro. El panameñismo es una poderosa fuerza electoral, pero no ha encontrado la fuerza mística que siempre lo ha inspirado. Los dirigentes de este colectivo no deberían cometer el error de subestimar los resultados de las últimas encuestas. El torneo electoral toma una nueva dinámica y se tornará más competitivo, atractivo, con nuevas sorpresas y ajustes de estrategias.

-El autor es ingeniero y analista político.blandonc@cwpanama.net