Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Réplica por caso Lucom

Gerardo Berroa, Director. Estimado Señor:

Gerardo Berroa, Director

Estimado Señor:

El día 14 del mes presente La Estrella publicó comentarios de un señor Guillermo Cochez a cerca de un fallo del pleno de la Corte Suprema en el caso Lucom. No sé la relación que tiene con el caso, pero dijo cosas que no se ajustan a la verdad. Aprecio la oportunidad de aclarar. El señor Cochez dijo que “Richard Lehman no era albacea del empresario Lucom” , y que “uno de (sus) engaños ha sido hacer creer a algunos que los bienes del finado Wilson Lucom fueron dejados a una fundación, cuyo propósito es alimentar a los niños pobres de Panamá”. Los magistrados y el testamento de Lucom desmientan al señor Cochez: Dice el fallo en su página 3: “Dichas escrituras establecen la designación como albaceas de los señores Richard Sam Lehman , Christopher Ruddy e Hilda Lucom y como heredera a la Fundación Wilson C. Lucom Trust Fund”. Dice el testamento: “El principal objetivo de la Fundación Wilson C. Lucom Trust Fund, es la de alimentar a los niños con necesidades en Panamá”. Dijo además el señor Cochez que el fallo “no ha desestimado ninguna denuncia interpuesta contra Lehman”.

De nuevo el mismo fallo (Página 6) lo desmiente: “Lo antes expuesto nos permite, a juicio de la Corte (Suprema de Justicia), establecer que los fundamentos de hecho y de derecho en que se apoye la orden de detención preventiva contra Richard Sam Lehman y los elementos probatorios que hasta el momento se encuentran acreditados en la investigación, no son base suficiente para establecer que se configura el delito contra el patrimonio contemplados en el Capítulo III, Título IV del Libro II del Código Penal; fundándonos en estas razones, el Pleno de la Corte Suprema de Justicia revoca la Sentencia de Hábeas Corpus No. 51 de 26 de noviembre de 2007, dictada por el Segundo Tribunal del Primer Distrito Judicial en la Acción de Hábeas Corpus a favor de Richard Sam Lehman y declara ilegal la detención preventiva ordenada”.

En el cumplimiento de mi deber como albacea de mi amigo y cliente Wilson Lucom, y en querer realizar su deseo de ayudar los niños con necesidades en Panamá, me han acusado falsamente de 14 delitos, inclusivo el delito de homicidio contra mi amigo y cliente. Gracias a la probidad de los jueces panameños, los tribunales han fallado en mi favor en toda instancia, desestimando toda denuncia tendenciosa e infundada en mi contra. Por eso confío en la eventual victoria del deseo final de Wilson Lucom, y de los que más merecen su generosidad. Sólo lamento que, en tratar de intimidarme, los que se oponen a la generosidad han demorado el proceso de sucesión por más de dos años, mientras que, en el campo y en los barrios, niños mueren de desnutrición.

Mis abogados se ocuparán en los tribunales de las demás falsedades del señor Cochez. Agradezco a Ud. y al periódico la oportunidad de responder.

Richard Sam Lehman