Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La ‘chola’ que no es chola

Acabo de leer en La Decana la torva comparación que hace el abogado Roberto Ruiz Díaz entre la “chola” Balbina Herrera y nuestras nobles...

Acabo de leer en La Decana la torva comparación que hace el abogado Roberto Ruiz Díaz entre la “chola” Balbina Herrera y nuestras nobles y representativas cholas istmeñas, nuestras campesinas de campiñas y de monte adentro. Se nota mordacidad en el escrito, amén de que está insuflado de claras motivaciones políticas. Es su derecho, su opinión y merece, si no la aceptación de muchos, sí el debido respeto, no obstante la oquedad, la inocuidad (para el servidor), de la improductiva embestida.

Pero, ¿qué es una chola, un cholo, para sus coterráneos no cholos? Entiendo que es la mezcolanza, integración, más bien, de tipos raciales, originalmente del español conquistador y luego colonizador, con las indígenas que le servían. Desde entonces, sucesivos enlaces genéticos de diversas pigmentaciones, hasta nuestros días. La definición genérica de cholo, chola, empero, no debe albergar motivaciones discriminatorias raciales, sociales ni laborales. Y en el artículo de marras algo de eso hay, supongo que deslizándose inadvertidamente entre los pliegues de la compulsión del articulista tendiente a descalificar a La Chola. No es pertinente. No es válido...

Roberto Durán es también “El Cholo”, y creo que jamás se ha encutarrado.

¿Mi trato con La Chola? Escasísimo ayer, nulo hoy. Pero desde mi mirador de la Avenida “A” a partir de junio de 1970, la veía y sabía fielmente adherida al pensamiento y acciones nacionalistas de Omar Torrijos, al trabajo comunitario tenaz, al afán constante de superación profesional y, ¿por qué no?, al escalamiento en responsabilidades proselitistas y de cimentación progresiva desde que se inscribió entre los primeros en el PRD. Su dedicación, solidaridad, valentía y agresividad (cuando ello ha sido rehuido por otros que debieron acompañarla, beneficiándose estos a la postre), han hecho posible que el PRD tenga la mayor membresía actualmente. Si La Chola es hoy su candidata presidencial, ¡pues, bien ganado y merecido lo tiene, democráticamente!

Es notorio que el perverso cuestionamiento usado contra La Chola respecto a su condición económica actual no tenga respaldo de pruebas. Ruiz Díaz, como otros, no lo hizo porque creo que sencillamente no pudo hacerlo. Por la verdad y por él mismo, es recomendable que siga escarbando, tiempo le sobra. Pero cuando no encuentre nada, ¡Que lo publique! Mas no para curarse en salud cuando La Chola esté donde se han sentado grandes panameños, como Manuel Amador Guerrero, Belisario Porras, Ricardo J. Alfaro, Harmodio y Arnulfo Arias, Juan D. Arosemena, José Remón Cantera, Roberto F. Chiari, y otros. Pienso que si la tarea de estos presidentes fue ardua, la de La Chola no se quedará a la zaga. ¡Probablemente lo será mucho más! Amanecerá y veremos?

-El autor es militar retirado.elopezgrimaldo13@hotmail.com