Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¡Represión, no!; ¡Educación, sí!

Un fallo del Primer Tribunal Superior de Justicia confirmó la sentencia que había emitido en agosto pasado el Juzgado Cuarto de Circuito...

Un fallo del Primer Tribunal Superior de Justicia confirmó la sentencia que había emitido en agosto pasado el Juzgado Cuarto de Circuito, en la que ordenó “revocar la orden de expulsión del estudiante René Panca Calderón, del Instituto Nacional” (IN).

Panca, dirigente del Frente Estudiantil Revolucionario 29 de Noviembre (FER-29), fue uno de los estudiantes expulsados arbitrariamente por la Dirección Regional de Educación de Panamá Centro, violándoles el derecho a un debido proceso, tal como ha sido reconocido, tanto por el Juzgado de Circuito Civil, como por el Tribunal Superior, pese a los argumentos políticos y represivos de las autoridades educativas y de sus asesores legales.

Tras este fallo que el Ministerio de Educación está obligado a acatar, al estudiante Panca debe permitírsele el reingreso a su plantel, culminar el año lectivo y sus estudios en el mismo. Cualquier intento de las autoridades educativas de incumplir este fallo será considerado como desacato por las autoridades judiciales y sancionado.

El pasado 2 de junio, durante una protesta estudiantil, ocurrieron actos de vandalismo, de los cuales se pretendió hacer responsable al estudiante Christian Díaz, secretario general de la Asociación Federada del IN y a otros miembros del FER-29. En aquella ocasión, estudiantes manipulados por Arturo Trelles, ex director de Asuntos Estudiantiles del IN, ejecutaron los actos de vandalismo, para — como en los mejores tiempos de la dictadura — culpar a los dirigentes del FER-29 y expulsarlos. Cabe recordar que Trelles, además de “stripper”, fue agente del tenebroso G-2 (brutalidad militar), durante la dictadura, por lo que conoce bien esta táctica que ahora quiso implementar.

El pasado mes de junio, además de Díaz, los estudiantes del IN, Lisbeth Robinson y René Panca, fueron objeto de persecución política por parte de las autoridades del Ministerio de Educación, del IN y de un pequeño grupo de directivos del Club de Padres de Familias adeptos al PRD (Partido Revolucionario Democrático en el poder).

A Lisbeth Robinson, también del FER-29, se le acusó de haber cumplido la mayoría de edad (18 años) en la mitad de su sexto año, motivo por el cual fue expulsada, a pesar de que otros estudiantes, tanto del IN como de otros colegios son mayores de edad y, sin embargo, no han sido objeto de expulsión.

En el caso de René Panca (15 años), en agosto pasado un tribunal falló en su favor al comprobarse que las autoridades no cumplieron con el debido proceso. Sin embargo, el rector del IN, Carlos Mora, ignoró el fallo y le impidió recibir sus clases. A estos estudiantes no se les concedió el derecho a defensa, fueron sancionados sin pruebas, se pasó por alto la Comisión de Disciplina del IN, violándoseles el debido proceso.

-El autor es educador y folclorista.pastornatural@gmail.com