Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

16 de diciembre, Día de la Lealtad

Es evidente que no se pueden olvidar los hechos que trastocaron y proyectaron los sucesos del 11 de octubre de 1968, sin embargo, el 16 ...

Es evidente que no se pueden olvidar los hechos que trastocaron y proyectaron los sucesos del 11 de octubre de 1968, sin embargo, el 16 de diciembre de 1969 sentó las bases dentro de una dictadura que proyectó una transformación social y política que ocasionó una crisis económica muy dura para Panamá. La historia narra que los hechos son justificables, no se pueden cambiar sin que existan alteraciones, porque debilita el verdadero y profundo sabor cronológico que se le pudiera dar a los sucesos que ocasionaron el 16 de diciembre del 1969, cuando un grupo de militares dieron el primer golpe para dar una muestra de lealtad al General Torrijos frente a oficiales del Estado Mayor apoyados por sectores contrarios al Gobierno de Torrijos.

Una nota de prensa señalaba que este acontecimiento marcaba el inicio de una nueva era, aunque sectores antipopulares y oficiales golpistas deseaban opacar los hechos que se habían dado un año atrás, el 11 de octubre del 1968.

Una reunión establecida por la Junta Provisional de Gobierno, presidida por el coronel José María Pinilla y el coronel Bolívar Urrutia señalaban decretos militaristas, donde se ordenaba el cese de las garantías individuales. Con la llegada de Torrijos de México el 16 de diciembre de 1969 la situación en la Comandancia se ponía más delicada. Día de la Lealtad, Omar Torrijos llegaba procedente de México y algunos oficiales decidieron dar apoyo a sus filas.

Era evidente que el Estado Mayor de la Guardia controlaba a la Junta de Gobierno, el Poder Legislativo y también al Judicial. Sin embargo, para acallar la reacción popular se adoptó una serie de medidas como actos de vigilancia en las calles de la ciudad capital. Se prohibió aumentar el precio de las medicinas y se prometió investigar los casos de peculado. Incluso, se llegó a arrestar a varios colaboradores del gobierno de Robles. Lo cierto es que después de la muerte de Torrijos la cúpula castrense proyectaría una visión contraria a la que muchos pensaban sería una política nacionalista.

Con la transformación de la Fuerzas de Defensa muchos coroneles y oficiales leales a Noriega mantendrían un nivel de seguimiento contrario a muchos, donde se vio solo la actitud de represión a quienes adversaban el régimen. Hoy, después de 39 años, la fecha ya no es tan recordada, pero hay quienes desconocen la fecha, pero quienes recuerdan los hechos del 20 de diciembre de 1989 pueden volver a recordar que también los militares cercanos a Noriega cometieron actos contra la libertad individual e irrespetaron los derechos humanos. Olvidar el 16 de diciembre, como el 3 de octubre de 1989, es no tener en cada sentido el razonamiento de que sí hubo represión por los militares. Hay que querer nuestra Nación, pero no olvidar el pasado. La tolerancia y la paciencia son muestras de una sociedad democrática y civilizada.

-El autor es periodista.mrangel@asep.gob.pa