Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Panamá, ¿país de primer mundo?

Se denomina “países de primer mundo” a aquellos que son desarrollados, y a los “de tercer mundo” a los que están en vía de desarrollo, o...

Se denomina “países de primer mundo” a aquellos que son desarrollados, y a los “de tercer mundo” a los que están en vía de desarrollo, o sub desarrollados. El término de “países de segundo mundo” fue utilizado para naciones como Rusia y China, que aplicaban el comunismo como sistema de gobierno, pero que fue erradicado con la caída del muro de Berlín en 1989.

Nuestro país es calificado de tercer mundo, o subdesarrollado, pero debemos estar alerta, porque estamos a un paso, con políticas eficaces, de dar el paso al primer mundo. Es más, Irlanda estaba en similares condiciones que nosotros hace veinte años, y hoy se destaca por su prosperidad. Países como éste se caracterizan por tener un nivel de educación de gran calidad, abrir sus mercados al mundo, y realizar una correcta distribución de la riqueza, con justicia social.

¿Qué tenemos que hacer? A mi parecer dos cosas, una tangible y otra intangible. Los politólogos diferencian a un país desarrollado de uno subdesarrollado en la mentalidad de sus ciudadanos. Este sería la primar acción (intangible) que debemos tomar los panameños: un cambio de actitud ante las cosas, eliminando el “juega vivo”, la corrupción, el irrespeto a las leyes y por otro lado, promover el civismo, los valores, y aplicar la meritocracia. A su vez, la acción política tangible es: llamar a una Constituyente. Tenemos una Carta Magna de hace treinta y seis años, lo cual con defectos y virtudes, y reformas, ya requiere de un cambio, porque la misma obedeció a la situación geopolítica, económica, y cultural de la época, muy distinta a la que es hoy en día. Es precisamente la Constitución de cada país la que pone las reglas del juego de una nación, y ninguna ley puede contravenirla. Entonces, ¿cómo queremos tener un país desarrollado si no cambiamos su organización, sus estructuras, sus libertades, sus funciones y, por ende, el rumbo de éste?

Esta constituyente, que debe implementar un Sistema Parlamentario (que utilizan todos los países de primer mundo, salvo Estados Unidos) con diputados nacionales o provinciales, es la real acción política para tener un país desarrollado. Ya el Tribunal Electoral, en el Consejo Nacional de Partidos Políticos, está trabajando un proyecto para darle esta herramienta al pueblo panameño para realizar cambios sustanciales, pero positivos, y paralelos al Estado de Derecho. También debemos incluir el voto calificado para la ratificación de magistrados de la Corte (también un Consejo de la Magistratura), la elección popular de los gobernadores y el aumento de sus funciones, la descentralización municipal, los derechos sociales, y otros cambios que en su momento propondremos.

Los panameños, todos, merecemos igualdad de oportunidades, y mejor calidad de vida.

-El autor es abogado.cerubio@rasalaw.com