26 de Nov de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Hacia un turismo residencial responsable

La tutela desordenada ha sido el común denominador del último quinquenio en materia de zonificación, a cambio de prebendas o favores pol...

La tutela desordenada ha sido el común denominador del último quinquenio en materia de zonificación, a cambio de prebendas o favores políticos para favorecer el continuismo de oscuros personajes que saben menos de planificación urbanista que lo que él suscrito podría saber sobre ciencia nuclear. Vemos un caos general como resultado de una imperdonable ineptitud por parte de personajes que entran al gobierno pobres y salen millonarios. Una cosa es corrupción y otra incapacidad. Infortunadamente, paladeamos ambas!

Recibí como súbito regalo navideño la recién publicada obra Residential Tourism (De) Constructing Paradise de Mason McWatters, tesis para optar por el doctorado en Geografía de la Universidad de Texas en Austin y refrescante tomo que describe la evolución del turismo residencial istmeño, lectura obligatoria para los letrados en turismo y geografía. El compendio analiza los impactos sociales y espaciales creados por el turismo residencial en las comunidades y lugares donde se verifica, temas que examiné a fondo con el autor durante su estancia en Boquete.

En síntesis, lo que se busca es aprovechar el entorno ecológico al máximo. El caso Panamá no es lo mismo que la Riviera Maya en el estado mexicano de Quintana Roo, donde Cancún se halla rodeado de un ecosistema en crisis como resultado de un desarrollo turístico residencial desmedido y fatalmente planificado. Si añadimos a ello el devastador efecto de los huracanes que asolan el área, notamos que rápidamente se están perdiendo los manglares, jungla, corales y sabanas. Al inverso de Quintana Roo, goza el istmo de un atractivo ecológico único en el mundo que francamente no podemos darnos el lujo de perder.

La semana pasada aceptamos una invitación del arquitecto francés Gilles Saint-Gilles para visitar su proyecto Azueros (www.azueros.com) acompañado de su CEO, Eugenio Arquero, y de Iñaki Ruiz, ecologista español que adoptó nuestra ciudadanía y nos honra con su presencia en programas televisivos de National Geographic y como propietario del novedoso lodge ecológico Burbayar (www.burbayar.com) que en lengua kuna significa espíritu de la montaña , ubicado en la cordillera camino a Carti. Sobrevolando Isla Iguana divisamos en tierra firme los efectos positivos de la reforestación del proyecto. El propósito de nuestra visita era la incorporación de un sendero ecológico en los bosques secundarios para recreo de los propietarios y visitantes. Después de la cena pudimos apreciar un pintoresco ejemplar de una rana arbórea de la especie hyla colgando de una pared. Al amanecer caminamos por las orillas de la quebrada que bordeará el sendero ecológico. Vimos huellas de nutrias, caimanes y venados. Arbustos como el cachito, hogar de una especie de hormigas muy agresivas del género Pseudomyrmex, que lastimosamente picaron a nuestro anfitrión. En las copas de los espavés apreciamos familias de monos. Lo más interesante de nuestra visita fue un árbol de limones del tamaño de melones. Imagínense si estos los pudiésemos exportar a la Comunidad Europea! Lastimosamente, por la ineptitud de funcionarios tendremos que esperar dos años. La belleza ecológica del proyecto trasciende el sendero ecológico. Al divisarlo desde el océano las deslumbrantes viviendas están camufladas por el espesor de la naturaleza.

-El autor es especialista en turismo.panamaallinone@yahoo.com