Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Análisis del sondeo: consumo y precio

El alto precio del petróleo figura como uno de los principales responsables de provocar el súbito ascenso de los costos en bienes y serv...

El alto precio del petróleo figura como uno de los principales responsables de provocar el súbito ascenso de los costos en bienes y servicios a nivel global. Productos de naturaleza láctea, cárnica, y agrícola de la mano con el servicio energético, son los principales rubros que este año acapararon gran parte del presupuesto hogareño; pero, a casi 2 meses del notorio recorte en el precio del crudo —equivalente a 2/3 partes de su valor récord— la mayoría se pregunta ¿cuándo esa disminución se hará palpable en la canasta básica familiar que tan sólo en 14 meses, aumentó más de $35?

Y mientras tanto, ¿cómo hacer para enfrentar sus altos costos? La realidad es que la tendencia a la baja en los precios de múltiples productos va a depender de los factores que impulsaron su ascenso, la naturaleza del bien y la demanda que este experimente; por tal razón, sería engañoso pensar o pretender una reversión inmediata del escenario actual a las condiciones previamente reinantes. De momento, resulta útil analizar los resultados del sondeo realizado en el portal web, donde se hacía alusión al comportamiento del consumidor, ante el alza en el precio de los productos. El mismo nos muestra un comportamiento mayoritario de los encuestados, apegados a las directrices económicas que predicen que frente al aumento del precio, la demanda tiende a caer, así respondió poco más del 60% de los votantes. Pero, es interesante la tendencia de 1 de cada 5 encuestados que en su intento por hacer rendir su capacidad adquisitiva, está optando por ceder sus preferencias por la adquisición de productos sustitutos. En tanto, un 15% permanece inmutable en sus hábitos de consumo, en circunstancias iguales.

¿Qué hacer?

— Aprenda a incidir positivamente y con mayor efectividad sobre el precio de los productos que usted adquiera, a través de sus hábitos de consumo. Esto se puede lograr: a) orientando sus demandas a las necesidades y no a los gustos; b) incrementando el consumo de productos que siendo sustitutos de otros en alza, aún conservan su precio —la papa, por ej., ya empieza a ser reemplazada por pastas y verduras—; finalmente c) ante los aumentos vertiginosos en el precio de productos suntuosos o secundarios, no adquirirlos es la mejor respuesta al alza, ello origina condiciones de abundancia, que usualmente se traducen en precios más bajos.

Pronóstico

De conformidad con el comportamiento de la economía todo parece indicar que tendremos una disminución de los precios. No obstante, la contracción del PIB no es un indicativo de que el consumo vuelva a repuntar. Por tanto, evitar contraer compromisos financieros y gastos innecesarios, se traduce en una estrategia de ahorro vital para la subsistencia durante el difícil periodo que se avecina el año entrante.