Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Glorioso nueve de enero

Siendo aproximadamente las 12 del medio día del 9 de enero de 1964, nos dieron salida anticipada del colegio, porque los gringos estaban...

Siendo aproximadamente las 12 del medio día del 9 de enero de 1964, nos dieron salida anticipada del colegio, porque los gringos estaban disparando contra el pueblo panameño en lo que antes era la Avenida 4 de julio y desde ese momento se llamaría la Avenida de los Mártires.

Terminaba mi tercer año de secundaria en la Escuela Profesional IHO, que aportó el primer mártir de la gesta gloriosa, Ascanio Arosemena. Cuando me informaron de lo que acontecía, al igual que Ascanio, me incorporé a los contingentes de valerosos luchadores por la soberanía.

La AFIN era el cuartel general de las brigadas de héroes que se enfrentaron por casi tres días consecutivos al ejército de los Estados Unidos. Se formó un grupo de avanzada para penetrar las líneas del ejército yanqui. Me tiñeron de negro. La misión era pasar por las alcantarillas que había cercanas al Jardín Balboa hacia el otro lado de la 4 de julio y con un arco disparar flechas encendidas a las casas de madera. Pude lanzar tres flechas contra las estructuras de madera antes volver al otro lado de la Avenida 4 de julio.

Toda la noche del 9 de enero fue de refriega y se realizó una marcha hacia la Presidencia de la República, que logró la ruptura de relaciones con los Estados Unidos.

En la mañana del 10 de enero del 64, estando en los patios del Palacio Legislativo, sentí un empujón que me tiró al suelo, detrás de mi caía un combatiente por la dignidad. No supe quién era, porque inmediatamente fue auxiliado, mientras nosotros continuábamos en la desigual refriega.

Ese mismo año me matriculé en el Instituto Nacional de Panamá y fundamos el Frente Institutor Ascanio Arosemena (FIAA), que ganó las elecciones estudiantiles por arriba de 2000 votos, más del 90% de la población estudiantil del Nido de Águilas.

Las presiones, recibidas desde la asustada “oligarquía” panameña que sentía acosado su matrimonio con el imperio y por los significativos avances de los representantes nacionalistas del pueblo panameño, logró que nos exilaran hacia otro colegio, el INA, desde donde continuamos la lucha soberana.

En la Universidad, y como ciudadano, seguimos luchando junto a muchos de los que participamos en la gesta heroica del 9 de enero, por la salida del imperio de la faja canalera materializada el 31 de diciembre del año 1999.

Los objetivos de la lucha por la recuperación del Canal no están enteramente logrados. Los Estados Unidos salieron de la “Zona”, pero nuevos “rubios” y muchos de ellos los que no querían que los gringos se fueran, manejan los beneficios económicos, mientras que los principales luchadores siguen marginados.

El nueve de enero del 64 no fue solamente una lucha por entrar a la “Zona”, sino que venía elaborándose desde las aulas y nichos nacionalistas, una nueva visión de gobernabilidad para el Estado de Bienestar que por diferentes razones nos falta completar.

Nos corresponde hoy no solo recordar, es necesario continuar la lucha de nuestros mártires, transmitir a las nuevas generaciones el compromiso de lograr el mayor uso colectivo posible de los bienes revertidos para completar la construcción del Estado de Bienestar.

-El autor es agrónomo y ecólogo.gabrieldespaigne@yahoo.com.mx