Temas Especiales

24 de Jul de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Protestas y proceso electoral

Diversos sectores de la sociedad panameña continúan en las calles exigiendo que se atiendan sus demandas sociales, derechos que vienen s...

Diversos sectores de la sociedad panameña continúan en las calles exigiendo que se atiendan sus demandas sociales, derechos que vienen siendo reclamados desde hace años, tal es el caso de las comunidades que exigen acceso permanente al agua potable. Los trabajadores y jubilados vienen planteando la necesidad de aumento de salario y pensiones para compensar la pérdida del poder adquisitivo ante el aumento injustificado de los precios de la canasta básica. Sectores ambientalistas han hecho manifiesto su rechazo a los proyectos depredadores del ambiente, cuyas consecuencias hoy padecen las comunidades más humildes del país.

En casi cinco años de gobierno, Martín Torrijos no ha brindado solución a estas demandas sociales, por el contrario, sus medidas de política económica a favor de las grandes corporaciones y de la mafiocracia criolla han deteriorado aún más la calidad de vida del pueblo. Esgrime como argumento para no dar soluciones a los problemas sociales, “que no hay recursos”, discurso que se cae cuando se trata de otorgar sumas millonarias a los sectores de poder económico (banqueros 1,110 millones, exportadores 30 millones, subsidios a empresas eléctricas por más de 100 millones, etc.) y cuando de corrupción se trata, Torrijos, además, osa decir que las legítimas demandas de los panameños son parte de la campaña política, con lo que da por sentada la invalidez del problema.

Lo que deja de lado es el uso de los recursos del erario para favorecer los intereses del PRD en el circo electoral, como la entrega de más medio millón de dólares a la candidata del oficialismo (Balbina Herrera) y la creación de sociedades anónimas para transferir fondos del Estado a favor de candidaturas de su partido. Igualmente, prefiere olvidar la desesperación que parece apoderarse de sus copartidarios, quienes escenifican diariamente escándalos de corrupción en la gestión y manejo de recursos públicos (Transmóvil, por ejemplo).

En este escenario, la llamada “oposición”, solo cuestiona en términos de la “competencia desleal” del PRD frente al acceso a los recursos públicos, sin oponerse a las medidas asumidas por el gobierno, en la medida que tanto Martinelli-Varela y Endara-Cortizo, favorecen la política privatizadora; aspiran a la silla presidencial para hacer lo que hoy hace el PRD, aumentar sus ganancias sobre la base de la estructura del Estado. Por su parte, Balbina-Navarro han sido parte de los ejecutores de estas medidas antipopulares, y aspiran a continuar usufructuando de los recursos públicos.

El llamado de Frenadeso es seguir organizándonos y luchando. En medio de esta sucia campaña electorera, que desatiende el clamor del pueblo, es necesario redoblar la movilización como mecanismo para que se atiendan nuestras demandas sociales. Redoblemos la lucha contra la farsa electoral de la partidocracia, para poder ejercer un verdadero proceso democrático, donde el poder popular pueda determinar el destino de este país a través de la autoconvocatoria a una Asamblea Constituyente Originaria.

Por mejores días para el pueblo trabajador, una respuesta consciente en este proceso electorero: abstención, voto en blanco o nulo, voto simbólico por un mártir de nuestra patria. A la memoria de Al Iromi Smith, obrero de la construcción y luchador social asesinado por la Policía Nacional el 12 de febrero de 2008.

- El autor es secretario general del SUNTRACS.rologe54@yahoo.com