Temas Especiales

05 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Ministerio de Cultura

Estamos confundiendo educación con cultura. Desarrollar las cualidades individuales de una persona (niño, joven o adulto) por medio de a...

Estamos confundiendo educación con cultura. Desarrollar las cualidades individuales de una persona (niño, joven o adulto) por medio de acción docentes, lo conocemos como "educación" y el conjunto de conocimientos que permiten a los seres desarrollar juicios con criterio propio, mejorar su condición de vida por su ampliación en el conocimiento de las artes, las ciencias, los deportes y el conjunto de manifestaciones que expresan la vida tradicional de los pueblos, a eso llamamos "cultura".

Con ese fin se creó el Instituto Nacional de Cultura (INAC), que no ha llenado su cometido cabalmente.

Existen y existirán argumentos sólidos que justifiquen las situaciones vividas por la Institución y su carencia del cumplimiento de sus objetivos. Esto nos lleva a proyectar una reingeniería de la Institución, con miras a desarrollar programas que cumplan e impulsen la cultura de los ciudadanos.

Para cumplir con lo planteado se hace necesaria la creación del Ministerio de Cultura, cuyo principal objetivo: ser el planificador de una "Política cultural de Estado" y además sea el ente ejecutor de los programas establecidos, previa consulta con todos los estratos de la nación y "pueda llevar de la teoría a la práctica, utilizando acciones concretas, proyectadas científicamente todas la actividades que involucran al hombre panameño en su diario vivir".

Existe en la agenda política de todos los candidatos a la Presidencia de la República una total y absoluta ausencia de tema de cultura en sus programas de gobierno, desconocen que "la cultura es la capacidad de reflexión del hombre sobre si mismo. Es la que nos constituye en seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos" y por ello es necesario que contemos con una Política Cultural de Estado donde puedan las personas desarrollar su conocimientos y valores, así como su capacidad para producir bienes y servicios que realmente necesitan, en su creatividad en el dominio de su propio destino.

- El autor es historiógrafo y escritor. escritoramador@gmail.com