Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

O los talibanes o el progreso

Los nuevos ricos del PRD han descuidado esto: las elecciones de mayo son, y no pueden ser otra cosa, que la consolidación del proyecto p...

Los nuevos ricos del PRD han descuidado esto: las elecciones de mayo son, y no pueden ser otra cosa, que la consolidación del proyecto político de Omar Torrijos.No es pues, una simple elección entre el candidato de la derecha revanchista y la candidata de los sectores populares. Para mala fortuna de la candidata, parece haber sido llevada a tratar de ser lo que no es: la representante de un mínimo sector del PRD que pretende seguir llevando el partido hacia la derecha.

A pesar de ello, el PRD debe ganar las elecciones de mayo porque tiene que impedir que esa derecha retrógrada agrupada alrededor de un Caballo de Troya creado por los griegos siga dividiendo al país entre buenos y malos.

Balbina Herrera tiene que ganar las elecciones de mayo como ganó las primarias contra el capital y el poder que uso todos sus recursos para que fracasara. Fue una campaña cruel que pudo ganar cuando salieron los nuevos y los viejos torrijistas a votar contra el advenedizo oportunista y así evitar lo que le ocurrió al panameñismo, víctima de quienes convirtieron a su partido en una tienda de comercio.

El partido de Omar Torrijos es hoy el partido del pueblo panameño. Es el partido de las grandes realizaciones sociales y de las esperanzas populares; no es el partido de los niños bonitos, sino el de los hombres y mujeres del campo y de la ciudad, no de los intermediarios golosos, es el partido de los empleados y obreros que viajan en un transporte que es una vergüenza para nuestro partido, es el partido de cientos de miles de profesionales formados en las nuevas instituciones creadas por el PRD, es el partido que ha cometido muchos errores, pero nunca ha dejado de ser el partido del pueblo panameño.

Ni siquiera cuando llegó la invasión, corrió mayor peligro la causa y la convivencia panameña. El peligro es ese presente griego que lleva en su vientre, la codicia y los millones del espejismo. A su encanto han sucumbido los partiditos que han visto en las encuestas el magnate que hará de su Panamá el gran super 99 soñado por este nuevo flautista de Hamelin. Esa es, en mi opinión, la opción que tiene el votante el 3 de mayo. O la izquierda o la derecha, o Bush o Torrijos, o los talibanes o la paz y el progreso de Panamá.

- El autor es periodista consultpan@hotmail.com