Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Refundar el capitalismo

“El mercado no da medicamentos, ni seguridad, ni paz”, manifestó Amartya Sen ante cientos de estudiantes de la Complutense de Madrid. El...

“El mercado no da medicamentos, ni seguridad, ni paz”, manifestó Amartya Sen ante cientos de estudiantes de la Complutense de Madrid. El Premio Nobel de Economía analizó las causas de la crisis actual y ofreció alternativas para la posible solución. Según el profesor, el capitalismo aún no ha muerto.

Al finalizar la II Guerra Mundial, el capitalismo y sus instituciones, como el FMI o el Banco Mundial, consiguieron levantar una economía devastada por la guerra, dinamizar los mercados y crear puestos de trabajo. Sin embargo, el capitalismo necesita ser refundado hoy día, explica. La crisis global que vivimos pone de manifiesto la necesidad de cambios. El sistema actual de obtener el máximo de beneficios, de tener más dinero, más propiedades, acumular? no ha dado el resultado esperado. El capitalismo así entendido parece que ha llegado a su fin. La competitividad de los mercados y los individuos tiene que dar paso a otro tipo de relación. Para Amartya Sen, la solución pasa por tener relaciones de cooperación. Los beneficios, los ingresos y las ganancias tienen que ir acompañadas de beneficios sociales para todos los ciudadanos. “Hay que pensar más allá de la mera rentabilidad”, explica el Nobel, creador del Índice de Desarrollo Humano del PNUD.

Para el premio Nobel, nuestra actual crisis económica tiene que ver también con la falta de instituciones de control de los mercados. Considera fundamental la existencia de unos sistemas y valores que ayuden al control y a evitar las grandes desigualdades que hoy existen, donde un 20% controla el 80% de las riquezas del planeta. Muchas voces críticas denuncian que la globalización ha tenido mucho que ver en la hecatombe económica. El profesor Sen, sin embargo, está a favor de la globalización. La globalización de los conocimientos, de los productos, de las ideas, de los debates, de la información ha sido una gran revolución y ha dado al mundo un futuro esperanzador. La globalización ha ayudado a que pensemos en el otro, que conozcamos otras realidades y que no podamos decir que “eso yo no lo sabía”. Sin embargo, las desigualdades, la pobreza y las injusticias han aumentado. Para el profesor, es fundamental crear instituciones fuertes que puedan disminuir las desigualdades y hagan un reparto más justo de las riquezas. “El nuevo mundo requiere más que capitalismo y mercado, hay que...impulsar la igualdad y los valores”, dice Sen.

- La autora es periodista. ccs@solidarios.org.es