Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Los candidatos a la Presidencia sin propuestas

Hay tres candidatos compitiendo por la Presidencia de la República. Uno será escogido en la urnas el 3 de mayo, a escasos dos meses. Al ...

Hay tres candidatos compitiendo por la Presidencia de la República. Uno será escogido en la urnas el 3 de mayo, a escasos dos meses. Al mismo tiempo, 71 diputados serán elegidos e igualmente se escogerán alcaldes y representantes de corregimiento. Los candidatos a la Presidencia no han dado a conocer sus propuestas de gobierno, todo indica que tampoco lo harán. La campaña electoral se ha reducido a un concurso de imagen. El “loco” Ricardo Martinelli, de la alianza opositora, tiene una ventaja significativa en las encuestas — de casi el 50% de las preferencias contra un poco más del 30% — sobre la “chola” Balbina Herrera, del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD). La candidatura independiente y popular de Juan Jované fue bloqueada por el Tribunal Electoral.

Sobre la economía nacional, tanto Martinelli como Herrera han guardado total silencio. Para enfrentar la crisis internacional que impacta a Panamá no tienen planes. De la mano de los especuladores nacionales y extranjeros, que controlan la economía panameña, se dirigen hacia el precipicio. Con relación a las políticas sociales, los candidatos no entienden la relación entre las inversiones en educación y salud y el crecimiento económico capitalista.

Los medios ignoran estos problemas y en los pocos debates entre los candidatos no se abordan. Sin embargo, ya desde hace un par de años, las encuestas muy publicitadas apuntan a tres preocupaciones centrales sentidas por la población (esa masa que concurre a las urnas para depositar su voto). En primer lugar, se encuentra la violencia producto de las políticas neoliberales y la corrupción (ligada al blanqueo y otros crímenes). Los candidatos se atropellan para ser los más “duros”, amenazando con aumentar las penas de cárcel, militarizar la Policía o incrementar la persecución de la juventud. No presentan planes coherentes o viables. En segundo lugar, el desempleo sigue preocupando a los panameños. Más de la mitad de la población activa está en el sector informal, creando una crisis en el 80% de las familias del país. El 60% de los panameños gana menos de $400 al mes. El costo de vida supera holgadamente esa cifra. Los candidatos y sus asesores ignoran la realidad, planteando que la bonanza producto de la especulación de los dos últimos años beneficia a todos los sectores. No pronuncian la palabra “planificación” por considerarla peligrosa. La educación ocupa el tercer lugar entre las preocupaciones. El colapso del sistema educativo, como consecuencia de las políticas neoliberales irresponsables, generan las tasas de deserción más elevadas de la historia republicana, los niveles más bajos de capacitación y el deterioro casi total de la infraestructura. Sobre esta situación los candidatos no ofrecen propuestas y mucho menos soluciones.

¿Qué puede esperar el pueblo? Un próximo gobierno (2009-2014) con “más de lo mismo” y quizás con una debacle administrativa, producto de la incompetencia política para dirigir el país. ¿Qué tiene que hacer el pueblo? No tiene sentido exigir un programa, porque la generación que actualmente está a la cabeza de la clase política no tiene la capacidad para prepararlo. Hay que meditar sobre las alternativas. En primera instancia, sin abandonar otras posibles alternativas en el futuro, hay que protestar en la urnas. Votar por Jované y anular el voto es quizás la mejor opción para todos los panameños.

-El autor es profesor de la UP e investigador asociado del CELA.gandasegui@hotmail.com / http://marcoagandasegui.blogspot.com