Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Barack y Adolf

¿Es posible establecer, como hipótesis de trabajo investigativo, la correspondencia de ideas sobre la vida humana del dictador nazi Adol...

¿Es posible establecer, como hipótesis de trabajo investigativo, la correspondencia de ideas sobre la vida humana del dictador nazi Adolf Hitler y del presidente norteamericano Barack Obama, en base a sus conocidas acciones y actitudes como políticos? Hitler, “paranoico.. resentido” personalidad compleja.. parece encontrar una coherencia interior en la voluntad de poder” (monografías.org) es el responsable principal del holocausto (gran matanza de seres humanos/RAE). Barack Obama será responsable, durante su presidencia, del mayor incremento esperado de abortos en el mundo. Las bases de este pueril holocausto las estableció él mismo como parte de su política de salud sexual y reproductiva.

Hitler lideró el Partido Nazi, tejido de premisas anticientíficas sobre la persona y sus derechos naturales; posición que colocaba la ideología política sobre la ciencia y la ética; error que subsiste en los movimientos abortistas contemporáneos, y del cual Obama es exponente. Hitler apoyó las experimentaciones médicas en humanos (Holocausto Nazi. es.geocities.com); el presidente Obama apoya la investigación de células embrionarias, la que, desde 2001, es reemplazada por otras, seguras, que no causan problemas éticos. Esta realidad convierte aquella investigación en obsoleta, “innecesaria e inmoral”, como advierte el cardenal Francis George (CNA, 16-01-09). Por su parte, el congresista norteamericano Chris Smith, denunció (CNA/10-03-09), que el apoyo de Obama a las investigaciones mencionadas es, además de antiética, una decisión basada únicamente en consideraciones políticas, (como hizo Hitler hace medio siglo). El cardenal, Justin Rigali, exhorta a Obama a dar, por lo menos, igual apoyo a las modernas investigaciones sin problemas éticos, mencionadas en la revista Science (citada por Rigali); una información que Obama y sus asesores ignoran. (ACI-09-03-09).

Durante el holocausto nazi se asesinaron a 6 millones de personas, incluidos 1.5 millones de niños. (USMM.org). En el mundo, los abortos asesinan a millones cada año, según estadísticas conocidas. El holocausto nazi finalizó al desaparecer el régimen nazi. Pero, la matanza continúa con el aborto descontrolado. Europa, víctima del holocausto nazi, es un patíbulo de infantes. Y, EUA, el país que lideró la alianza militar que acabó con el holocausto nazi, es el extensor mundial del aborto, cuyas víctimas superarán a las del holocausto.

Tanto Hitler como Obama, alcanzaron el poder bajo grandes crisis económicas y promesas de cambios reforzadas por el carisma personal, una brillante oratoria demagógica, y hábil propaganda. En sus primeros “cien días”, Obama ha designado a numerosos abortistas radicales, e impuesto las mayores medidas anti—vida en la historia del país. Obama ha prometido ampliar el alcance de las leyes pro—aborto, (Fallo Rose-Wade, 1973), y se teme que la cantidad de abortos aumentará exponencialmente.

Hitler obligó a los trabajadores de la salud a experimentar con seres humanos. Obama anunció la revocación de una ley que protege a estos funcionarios de ser obligados a participar en acciones contradictorias con sus principios morales o religiosos. El cardenal Francis George, presidente de la Conferencia episcopal, ha pedido al presidente mantener vigente la objeción de conciencia, para evitar que “el gobierno mueva al país de la democracia al despotismo” (CNA/17-03-09). ¿Será suficiente el recuerdo del holocausto nazi para evitar las calamidades que presagia un émulo de Hitler?

-El autor es comunicador social.miguelespinop@hotmail.com