22 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Confucio y la cultura nacional

“Leer sin meditar es una ocupación inútil”. Esta máxima del pensador Confucio fue comprobada mundialmente a viva voz, por una realmente ...

“Leer sin meditar es una ocupación inútil”. Esta máxima del pensador Confucio fue comprobada mundialmente a viva voz, por una realmente bella participante de un glamoroso concurso. Medios de todo el mundo se han dado gusto ridiculizando al país entero por conducto de una especie de “Miss Zapping”, de quien asumo no tiene la culpa del bajo nivel cultural de nuestros jóvenes. Desde agencias serias, como EFE, hasta sitios de Internet como Youtube “nos desgajan, reventándonos” ante lo absurdo que fue a los ojos del mundo entero una respuesta tan peculiar: “Confucio: uno de los que inventó la confusión.. señor chino-japonés, uno de los más antiguos”.

Según EFE, la concursante orgullosa de su momento, conoce la fama de esta muestra de incultura, y “dejaba claro que aprovechará su momento de gloria para promocionar una línea de ropa compuesta de camisetas con las máximas de Confucio, como las que ella no supo explicar”.

Nervios o no, a pesar de su ingeniosa mente comercial, a raíz de este lamentable hecho, lo cierto que desde la Patagonia hasta las orillas del Hudson, mucho se ha comentado sobre la poca cultura y la desastrosa educación en Panamá, por lo que tenemos que aguantarnos que gente en Argentina nos enrostre que “es sencillamente vergonzoso que alguien que ostente representar un país tenga tan bajo nivel cultural, rápidamente una persona puede hacerse la idea de quién en realidad es.. no soy de Panamá, pero esta respuesta dice mucho de la educación en aquel país”, o “les apuesto, sin temor a perder que la mayoría no sabía quién fue Confucio, hasta ahora que se tomaron el tiempo de investigar un poco.. lo triste que dijo cualquier cosa, para salir del paso y ahora es la comidilla de muchos países”.

Así, no es solo que nuestros estudiantes no mediten lo que leen, es que no leen, mucho menos van a meditar. ¿La cultura? adiós. Suficiente espectáculo universal para que el excelentísimo señor presidente electo medite profundamente en lo desastroso que ha resultado el tema de la cultura en nuestro país en los últimos años, que el presupuesto y el manejo administrativo en el INAC deja mucho que desear, que la situación en Patrimonio Histórico y en la OCA es comidilla de los medios por la imperdonable perdida de los sitios y estructuras históricas, que no hay conexión alguna entre la cultura y el aula de clases (Centro de Arte y Cultura-MEDUCA), entre otros temas, ampliamente manejados y recomendadas sus soluciones por la Mesa de Cultura, como respuesta del Plan de gobierno Martinelli-Varela.

Más allá de la política, debemos poner punto final a tan triste problemática que ha llevado a la Nación entera a una vorágine de ignorancia colectiva.

Con los mejores hombres y mujeres, resolvamos con urgencia esta prioridad nacional.

-El autor es escritor y analista político.recursossinlimites@gmail.com