Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Vida de zozobra e inseguridad

Cuán lamentable es lo que sucede en cualquier lugar y a cualquier hora en nuestro país. Hay tal índice de violencia de las bandas y pand...

Cuán lamentable es lo que sucede en cualquier lugar y a cualquier hora en nuestro país. Hay tal índice de violencia de las bandas y pandillas que los periodistas ya no saben ni qué títulos ponerles a los atroces actos que cometen a diario en la Nación, ya sea en donde viven los ricos, los de clase media o baja. No puedo dejar de mencionar también a las chicas y grandes empresas, al turismo y a los planteles educativos, que todos los días están expuestos a ser el blanco de estas agrupaciones delictivas.

Usted que hoy lee esta mi opinión escrita, ¿sabía que muchísimas personas viven atemorizadas y en zozobra por la alta inseguridad que existe, porque en muchas barriadas se pueden escuchar los tiroteos que forman estos pandilleros y por ello la gente siente que vive al lado de un polígono de tiro o se encuentra en medio de una guerra?

¿Hasta cuándo se seguirá viviendo de esta manera? Ya es hora de que cada quien juegue el rol que le corresponde; es decir, el gobierno, la Policía como ente de seguridad, los padres de familia, los expertos en trabajos con estas peligrosas agrupaciones y las Iglesias; porque de no ser así, de aquí a enero del 2010 esta problemática se agravará y todos sufriremos aun más estos pesares que a diario se agravan dejando a sus pasos luto y dolor. No puedo dejar de recomendar que la Policía sea renovada y que tal renovación debe ser urgente y muy profunda, porque muchos policías tienen que ver con los pandilleros y son quienes les suplen armas, balas y demás. Ya es hora de que el gobierno acabe con el mal modelo del sistema dentro y fuera de las cárceles y centros de cumplimiento de menores infractores, en donde las bandas y pandillas tienen sus territorios marcados y mandan y operan como les da la gana.

También debemos crear una ley que condene a penas de cárcel a los padres que apadrinen a sus hijos en su participación en bandas o pandillas del mal vivir y que el gobierno apoye a los expertos en estos trabajos y a las iglesias, para que cumplan con su rol en beneficio del país.

-El autor es especialista en resocialización.magnewsenterprise@hotmail.com