Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Despedida con represión, corrupción y viajes

Una vez derrotado electoralmente el PRD, el gobierno de Martín Torrijos se ha dado a la tarea de reiniciar la represión a la protesta so...

Una vez derrotado electoralmente el PRD, el gobierno de Martín Torrijos se ha dado a la tarea de reiniciar la represión a la protesta social y continuar el menosprecio a los sectores empobrecidos. Notable fue la feroz represión ejercida por miembros de la Policía Nacional contra los campesinos e indígenas de las comunidades de Coclé que se oponen a la mina de Cerro Petaquilla, porque son afectados por la contaminación; igualmente la fuerza ejercida contra padres de familia y educadores de la Escuela Guillermo Andreve en Arraiján, quienes exigían que el Ministro de Educación cumpliera su deber de reparar el centro educativo; también cientos de indígenas fueron desalojados por la fuerza de sus viviendas del sector de Soloy sin que hasta la fecha se les dé respuesta alguna; 104 familias del edificio El Cruce de Calidonia fueron desalojadas violentamente de sus viviendas en medio de una fuerte lluvia; y se sigue ignorando la lucha del pueblo Naso.

Mientras ello sucede en el país, Torrijos destina sus últimos días en la Presidencia a viajar (89 viajes), con la consecuente erogación que ello significa, sin que represente algún tipo de beneficio para los panameños. Paralelo a ello se acentúan las denuncias de corrupción en diversas dependencias gubernamentales, como en MEDUC, MOP, entre otros.

Paralelo a este mundo de opulencia y corrupción, el pueblo sigue padeciendo la insatisfacción de sus necesidades materiales de vida: salud, educación, trabajo, vivienda, alimentación. Y, lo más grave, sigue muriendo por desnutrición, tal es el caso reciente de un niño en San Miguelito. Así se despide quien prometió en su campaña electoral “más seguridad, más trabajo y cerro corrupción”. Esto nos debe quedar de lección a los panameños, las promesas electorales se esfuman hasta quedar en lo que realmente son “falsas promesas”.

El presidente entrante, Ricardo Martinelli, ha señalado “que podrá meter la pata, pero no la mano” , al referirse al incumplimiento total por parte del gobierno saliente de su promesa “cero corrupción” ; sin embargo ya en su equipo de gobierno aparecen rostros vinculados al asalto del Erario Público. ¿Se comienzan a desdibujar las promesas electorales?

Los panameños exigimos que se ponga un alto a la galopante corrupción que campea en nuestro país. Exigimos que se inicie un proceso de investigación real que conduzca al encarcelamiento de los ladrones de cuello blanco, que han asaltado las riquezas del pueblo trabajador.

Exigimos, además, que se dé atención a las 15 demandas de los sectores populares presentadas en agosto del 2008, que se enmarcan en la atención a nuestros derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

Nos preparamos para la nueva etapa de la lucha, contra los proyectos lesivos al ambiente, contra la continuidad de las medidas neoliberales, contra la imposición de los tratados de libre comercio. Es decir, contra la política económica que niega el derecho a la vida digna del pueblo trabajador. En este sentido es necesario participar en las jornadas de lucha por una real democracia en el país, que pasa por la construcción de poder popular para la autoconvocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria, que permita crear las bases necesarias para refundar el país.

-El autor es secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com