Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Otro enfoque sobre el Parlacen

Existe la sensación de que el Parlamento Centroamericano (Parlacen) es inoperante y cueva de pillos, lo que quizás se debe a que se sabe...

Existe la sensación de que el Parlamento Centroamericano (Parlacen) es inoperante y cueva de pillos, lo que quizás se debe a que se sabe poco sobre este organismo y/o que sus decisiones carecen de poder coercitivo. Estos argumentos dieron pie a que se diga que la aprobación de las reformas al Protocolo Constitutivo del Parlacen, por parte de la Asamblea de Diputados anterior fuese “un nuevo camarón legislativo”.

El Parlacen es una institución dedicada a la integración centroamericana y tiene su sede en Ciudad de Guatemala. Sus orígenes se remontan al Grupo Contadora, iniciativa regional de los años 80’s, que fomentó el cese de las guerras civiles centroamericanas. El Tratado Constitutivo del Parlacen fue suscrito en 1987. Al presente, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana son miembros de este organismo, no así Costa Rica y Belice.

Los jefes de Estado y Gobierno del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), reunidos en San Salvador el 20 de febrero de 2008, suscribieron un Protocolo de Reformas al Tratado Constitutivo del Parlacen, de manera que este ente deje de ser un organismo autónomo y forme parte del SICA, con el único objetivo de promover la integración centroamericana como región de paz, libertad, democracia y desarrollo, sin dejar de mencionar que la idea de este protocolo reformatorio fue concebida en diciembre de 2004. El SICA es un organismo internacional creado originalmente por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, inició sus actividades el 1 de febrero de 1993.

El protocolo de reformas al Parlacen ya fue ratificado por las asambleas de El Salvador, Nicaragua y Honduras. Es innegable la necesidad que tiene Panamá de ser parte de bloques regionales para enfrentar con más igualdad y competitividad a otros bloques como el norteamericano, asiático y europeo, para obtener mayores beneficios para nuestros bienes, servicios, productos y mercaderías. Si bien es cierto que la Asamblea Nacional de Diputados de Panamá del período 2004-2009 se caracterizó por aprobar o intentar aprobar normativas impopulares, inmorales e inconsultas no es menos cierto que la integración centroamericana es un asunto que data de muchísimo tiempo, lo que nos obliga a que las decisiones que se tomen sobre este foro sean la consecuencia de un análisis objetivo, jurídico, patriótico, sosegado, cauteloso y profundo, y no producto del prurito político-partidista. Y más aún con el hecho de que, al menos, la procuradora general de la Nación, basada en el debido proceso y seguramente en el derecho de participación libre de las corrientes políticas, dio concepto favorable a la Demanda de Inconstitucionalidad en contra de la Resolución del Tribunal Electoral que cercenó el derecho de Cambio Democrático a enviar diputados al Parlacen.

*Abogado y locutor.gadarovi@gmail.com