Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La renovación torrijista

El PRD, después de pasada la contienda electoral, donde obviamente no salió nada favorecido, se internaliza ahora, según su dirigencia, ...

El PRD, después de pasada la contienda electoral, donde obviamente no salió nada favorecido, se internaliza ahora, según su dirigencia, en un proceso de refundación estructural que busque colocar al partido como opción para la gobernanza democrática en el 2014.

Hay que recordar que este proceso no se hubiese dado sin que grupos de diversa índole generaran inquietudes en atención a la pérdida estrepitosa y su consecuente responsabilidad a la dirigencia, lo que demuestra que los miembros que conducen el colectivo ni siquiera apadrinaban la idea de airear sus estructuras como parte de una estrategia de renovación.

El potenciar las posibilidades del colectivo para que este recupere su capacidad organizacional y restaure su imagen política en la opción del elector no inscrito en él, debe empezar por el reconocimiento de que, aunque los espacios democráticos internos se obtengan por los mismos referentes de siempre, estos mal pueden mantenerse como voceros mediáticos de la organización política, porque la razón de sus argumentos ha perdido legitimidad, no por el contenido de la verdad, sino por el desgaste exponencial negativo que coadyuvó a que solo el colectivo creyera en sí mismo, mas no así la población fuera de él.

Esto pone de relieve que es necesario construir un proyecto de renovación torrijista generacional, lo viejo no es solo viejo en razón de su temporalidad; también lo es en atención a la tradicionalidad de su institucionalidad, formas de conducción y argumentos políticos, que adquieren mayor o menor vigencia por la embestidura moral política que percibe la masa votante de los que hablan en nombre de la organización.

El PRD hoy y hacia el futuro debe fortalecer su imagen juvenil; fue un error táctico y estratégico, electoralmente analizando, el haber rebajado el reconocimiento de la edad de juventud, más cuando la propia dinámica social es paradigmática, potenciando al grupo etáreo en cifras electorales, pero a la vez construyendo una sociedad senil; de ahí que lo que el gobierno PRD y el colectivo no visualizaron como estrategia la gente del cambio sí, y lo seguirá fortaleciendo, juventud, ancianos.

La Renovación Torrijista (RETO) ha de pasar también por el paradigma ideológico de lo que se supone sea el torrijismo, que al parecer se ha convertido en grupos oligarcas detrás del poder, consorcios familiares y hasta en pseudosocialistas dirigiendo una organización socialdemócrata. El debate es ideológico pragmático, porque qué se supone sea el contenido de la renovación, solo un teatro cuyo drama lo es la apariencia de cambios reales para mejorar o seguir manteniendo el status quo de poder de familias y grupos, que han viciado y bloqueado las aspiraciones de jóvenes generaciones, que pueden darle el tan ansiado respiro como oferta electoral convincente al PRD.

*Abogado.guerraluiscarlos@hotmail.com