Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Mismos vicios, mismos atropellos

En comunicado de Conusi-Frenadeso, en torno al proyecto ley que busca modificar la Carrera Administrativa, señalamos que “su claro propó...

En comunicado de Conusi-Frenadeso, en torno al proyecto ley que busca modificar la Carrera Administrativa, señalamos que “su claro propósito es iniciar el despido de miles de empleados públicos (más de 30 mil), para hacerle lugar a la demanda de espacio político de los partidos que conforman la hoy alianza oficialista”. También denunciamos que “esta situación es producto de lo actuado por el Gobierno de Martín Torrijos, con la participación de las cúpulas de Conato y Fenasep, que a última hora incorporó en la Carrera Administrativa a funcionarios allegados a su Gobierno con jugosos salarios, buscando además legitimar las conocidas botellas en varias dependencias, evidentemente tratando de perpetuar en el Gobierno a militantes reconocidos y personal de confianza como premio por los servicios prestados”.

Esta situación, que llena de zozobra e intranquilidad a hogares humildes del país, nos permite presenciar hasta dónde ha llegado el clientelismo político en Panamá. Ello demuestra además, la conducta de las cúpulas de Conato y Fenasep, quienes son cómplices de estas situación, pues en su respaldo abierto al último Gobierno del PRD y con tal de preservar prebendas, canonjías, dietas y viáticos en algunos cargos del engranaje gubernamental, se cruzaron de brazos frente a despidos en el Gobierno central, llegaron a avalar las políticas antipopulares y han dejando indefensos y desmovilizados a los trabajadores. Como siempre serán los de abajo los que paguen los platos rotos.

Mientras ello ocurre, el nepotismo recorre las esferas gubernamentales. El ministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Varela, de manera burda trata de justificar el nombramientos de hermanos, primos e hijos de los miembros del Gabinete, entre otros el de la hija de Giselle de Calcagno (ministra de la Pequeña y Mediana Empresa y miembro del PRD), quien fue designada cónsul en Montreal-Canadá; igualmente el caso de Felicia Papadimitriu, hermana del ministro de la Presidencia, en el consulado de El Pireo-Grecia, por mencionar algunos. El nepotismo impera en el servicio exterior panameño bajo la conducción de Varela, el mismo que alabó a los militares golpistas de Honduras.

En medio de este escenario, se mantienen las acciones mediáticas (Figali, Las Brisas de Amador), sin embargo, no se actúa de manera firme en los casos de la empresa Petaquilla y Canadiense Minera Panamá (Inmet y Teck Cominco) o contra el proyecto en Bocas del Toro de la Represa Chan 75, que lleva a cabo la empresa AES Panamá, y se acata la orden de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de las Naciones Unidas, instancias que se han pronunciado para que se detenga la obra, porque violan los derechos de los pueblos indígenas de dichos territorios.

Estas acciones mediáticas pretenden vender la imagen de que Martinelli está dispuesto a enfrentar la patronal, cuando según algunos medios de comunicación lo que está en el fondo son diferencias e intereses interburgueses. Pero, además, frente a esta imagen, por el otro lado, Martinelli comienza a entregar prebendas a la patronal, tal es el caso de la anunciada rebaja de la electricidad, cuyos beneficiarios serán principalmente las grandes empresas del sector “comercial y productivo” (consumen más de 500 kilovatios al mes y representa el 75% del consumo total), so pretexto de que éstos reducirán el costo de la canasta básica.

Preguntamos: ¿acaso no disminuyó el precio del combustible y el precio de la canasta básica de alimentos sigue por las nubes? ¿Cuánto más de nuestros impuestos pasan a subsidiar a las monopólicas transnacionales de la energía? Ya empresarios han señalado, que el mercado está bajo “libre oferta y demanda” , por lo cual no es inmediato ni obligatorio tales disminuciones. Lo cierto es que la pérdida del poder adquisitivo del salario real (más de 30%) aún sigue sin ser compensado por gobierno alguno.

Otra manifestación del beneplácito empresarial, es el proyecto ley que concede una moratoria para el pago de los tributos administrativos, práctica que ya ha sido ejecutada por otros gobiernos para favorecer a quienes controlan el poder económico, lo que constituye una acción contra los asalariados (ISR) o contra los consumidores (ITBMS) que no pueden postergar el pago de impuestos; es decir, el sistema sigue siendo permisible hacia el sector empresarial y contrario a los intereses del pueblo panameño. Ya decía Alberto Vallarino, el del negociado de los más de 400 millones por la transacción Banistmo, “yo casi no pago impuestos”.

¿Cuál es el Cambio, cuando se mantienen los mismos vicios y los mismos atropellos?

*Secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com