Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¡Fuera del Parlacen!

Rolando Villalaz*. Hace unos ocho (8) años aproximadamente manifestamos, que la presencia de Panamá en el denominado Parlamento Centroa...

Rolando Villalaz*

Hace unos ocho (8) años aproximadamente manifestamos, que la presencia de Panamá en el denominado Parlamento Centroamericano (Parlacen) era más una carga que un beneficio para el país y la forma como lo instrumentó el Tribunal Electoral terminó por demostrar que suficiente con la Asamblea Nacional de Diputados, para tener más gastos que pagamos todos los panameños.

Cosa Rica tuvo la intuición de no afiliarse nunca a este mal denominado Parlamento, porque no legisla; es decir, no hace leyes y lo que decide en sus reuniones no es de obligatorio cumplimiento en ninguno de los países miembros. Si la pobreza, el desempleo, la injusta distribución de la riqueza o la inseguridad, hubieran disminuido en estos años en Centroamérica, de verdad que no habría argumentos para pedir la desafiliación de nuestro país, pero son precisamente estos indicadores y su aumento en cada nación, lo que evidencia la inutilidad e ineficacia de este organismo.

Es posible que la idea de la Comunidad Europea fuera buena, pero son tan distintas las particularidades e idiosincrasia de las clases políticas del viejo continente y la centroamericana que el tiempo ha servido para demostrar que la integración en esa región debe comenzar en los mismos pueblos y no equivocadamente como se ha hecho con una clase política parasitaria, que ni siquiera frente a un Golpe de Estado militar ha sabido jugar algún papel trascendente.

La democracia ni se acaba, ni comienza con el denominado Parlacen, que más resultó ser una agencia de viajes turística, con toneladas de papel con buenos deseos y demagogia, con suculentos y opíparos banquetes para una clase política que más resta que suma. Mientras tanto, los pueblos centroamericanos no salen de la desesperanza y se ahogan en serios problemas de desempleo, que los lleva a emigrar hacia los Estados Unidos de América y a otros países de la Región.

Costa Rica, que ha sido ejemplo de modelo democrático y de eliminación del ejército, nunca ha necesitado del Parlacen para seguir repuntando en la Región, ha abierto relaciones con la República China y ha demostrado que seguir con el clientelismo con Taiwán ni da, ni demuestra que sea la mejor opción frente a la situación económica que vive el mundo.

Esperamos que no se retroceda en la decisión y el Gobierno del presidente Ricardo Martinelli cierre el libro de una desafortunada y onerosa participación panameña en un organismo anodino, que al pueblo panameño, como al resto de Centroamérica, nunca aportó alguna solución concreta o efectiva que sirviera a alguien distinto que no fuera parte de la clase política.

*Abogado.villasoc@yahoo.es